0011050278Una de las leyes que rige la vida de los iraníes es la que prohíbe a las mujeres de esa nacionalidad tener contacto físico de cualquier tipo con extranjeros. Por tal motivo, un tribunal iraní quiere condenar a la actriz Leila Hatami a 50 latigazos.


Hatami, quien es una de las actrices más premiadas de su país y ganadora de un premio Óscar en 2012 por mejor película extranjera ‘A Separation’, cometió “el delito” de besar en la mejilla a Gilles Jacob, director del Festival de Cine de Cannes, del cual la mujer es jurado.


El beso, de lo más normal y corriente para el mundo Occidental, fue objeto de la furia de fanáticos extremistas -sobre todo del grupo terrorista Hezbollah, según consigna el diario español ABC- que vieron en ese acto una degradación moral del islam.


A Hatami también se la acusa de violentar otra ley iraní: durante su exposición en el festival más famoso de Europa, la actriz no tapó del todo su cabello, otro motivo de enojo más para el régimen de su país.


Jacob intentó defender a la mujer pero, por lo visto, sus explicaciones no tuvieron efecto: “He sido yo quien ha besado a la señora Hatami. En ese momento, ella representaba para mí todo el cine iraní. Después, volvió a ser ella misma”, comentó en su cuenta de Twitter, tratando de tranquilizar las críticas. Sin embargo, el efecto buscado no resultó.


Desde el Ministerio de Cultura de Irán no tuvieron contemplación con la actriz: “Sea artista o no, la mujer iraní es el símbolo de castidad y de inocencia. Una actitud inapropiada en el Festival de Cannes no es acorde con los principios religiosos”.


La petición de un grupo estudiantil con vinculación con Hezbollah y la Guardia Revolucionaria de Irán señaló: “Los abajo firmantes, miembros del grupo de estudiantes de Hermanos y Hermanas Musulmanes, pedimos a la (oficina) de Cultura y Medios de la Justicia que levante cargos contra Leila Hatami por su pecaminoso acto de besar a un extraño en público, que de acuerdo con el artículo 638 de la Justicia Criminal islámica conlleva a una sentencia de prisión”. Y agregan en su comunicado que la actitud de la actriz “daña los sentimientos religiosos (…) y se demanda el castigo por flagelación tal como estipula la ley”.