Los dos bebés más gordos de Colombia, se reunieron en un intento para salvar sus vidas, Con tan sólo 10 meses de edad, Santiago Mendoza e Isabela Caicedo juntos, pesan 41,276 kg aproximadamente. Los bebés con sobrepeso severo fueron reunidos por la fundación Gorditos de Corazón con sede en Medellín que trabajan con especialistas en pérdida de peso.


A principios de este año, la fundación acudió al rescate de Santiago después de que su madre era incapaz de lidiar con su insaciable apetito. A los ocho meses de edad, Santiago pesaba tanto como un niño de seis años de edad y su vida pendía de un hilo.


Ahora la fundación ha traído un control de peso y la esperanza de ver signos de mejora en los próximos meses. Después de ver a Santiago en la televisión, la madre de Isabela Caicedo también contacto a la Fundación en busca de ayuda.


Ella dijo: “En los primeros meses Isabela me molestaba todo el tiempo – que ella no durmió, ella estaba comiendo y comiendo. “Empezamos a tratar de regular su ingesta de alimentos, pero ella no estaba perdiendo peso. Desde que conocí el director de la fundación, Salvador Palacio, y a su equipo de especialistas de la salud, Isabela ha perdido casi 3,5 libras”.


Salvador dijo: “Esperamos que con seis a ocho meses usando una dieta especial en los bebés podrían estar bajando a un peso normal. Miles de niños en Colombia –y millones en todo el mundo– padecen de obesidad. Desde Colombia hemos formado una alianza internacional para ayudar a las personas que tienen sobrepeso”.


La madre de Santiago, Eunice Fandiño, ha confesado que su propia “ignorancia” ha dado lugar a un aumento de peso poco saludable de su hijo y que, cada vez que lloraba, le daba comida o leche para calmarlo.


Según informes, ha sufrido complicaciones médicas debido a su peso y ya ha sido hospitalizada en varias ocasiones. Ella reveló que estaba prácticamente confinada en su casa ya que el bebé era “demasiado pesado” para salir con él.


Sin embargo, agregó que es “optimista” acerca de la ayuda que está recibiendo y se ha comprometido a seguir las instrucciones que le han dado los médicos.