El vicepresidente Panos Panay presenta la tableta Surface Pro 3A la tercera quizás va la vencida. Microsoft ha presentado este martes en Nueva York su nueva tableta Surface, en otro intento por tener protagonismo en este mercado en el que siempre ha ido por detrás, al igual que en el de los smartphones.


Se llama Surface Pro 3 y esta vez parece que va en serio, por lo menos ha arriesgado. Su tableta es la más grande con 12 pulgadas de pantalla similar al portátil MacBook Air de Apple, con quien siempre se ha comparado el directivo Panos Panay durante la presentación del producto. “La tableta que acabará con el portátil”, dijo Panay. Durante su discurso, Panay recordó la tópica elección ante la que se presenta el consumidor, que debe decidir entre comprarse una tableta o un portátil. Surface Pro 3 pretende acabar con esa duda: un aparato que sirva para todo.


Surface Pro 3 pesa 800 gramos, tiene 9,1 milímetros de grosor, es resistente a los golpes, incluso a las caídas; tiene conexión USB 3.0, es decir, características de un portátil y también de una tableta pues la batería garantiza el funcionamiento durante todo el día; pero también añade, como si fuera un phablet, un lápiz con el que escribir sobre la pantalla las respuestas del crucigrama, por ejemplo.


Con Surface Pro 3, Microsoft echa el resto, pues hasta ahora poco ha pintado en el mercado de las tabletas. El pasado año no vendió ni el 5% del total mundial, inluyendo en tal porcentaje todas las tabletas que funcionan con sistema operativo Windows, es decir que las Surface probablemente no llegaron al 2%.


También Microsoft ha arriesgado con el tamaño, pues parece que las Mini son las que más triunfan o, en su caso el tamaño de las 9 pulgadas. Según IDC, en el último trimestre solo el 2% de las ventas eran de tabletas con más de 11 pulgadas de pantallas.