senSANTO DOMINGO, RD.- El Senado convirtió en ley este miércoles, tras declarar de urgencia y aprobar en dos sesiones consecutivas a unanimidad y sin modificaciones, el Proyecto que establece un régimen especial para personas nacidas en el territorio nacional, inscritas irregularmente en el Registro Civil y sobre Naturalización.


Los 26 senadores presentes aprobaron la pieza a unanimidad en primera y segunda lectura, que fue incluida en la orden del día, tras una moción presentada por la senadora de la provincia Santo Domingo, Cristina Lizardo, quien pidió se liberara de trámite de ir a comisión, lo que fue acogido por los congresistas.


El proyecto lo sometió el día 15 el Poder Ejecutivo vía la Cámara de Diputados, donde se aprobó de urgencia y en dos lecturas consecutivas el viernes 16 a unanimidad por 161 legisladores presentes.


No asistieron a la sesión por tener excusa los senadores José María Sosa, de San Pedro de Macorís; Sonia Mateo, de Dajabón; Félix Bautista, de San Juan; Charlie Mariotti, de Monte Plata, Wilton Guerrero de Peravia, y Amable Aristy Castro de La Altagracia.


Objetivo del proyecto


El proyecto busca establecer un régimen especial en beneficio de hijos de padres y madres extranjeros no residentes nacidos en el territorio nacional en el período comprendido entre el 16 de junio de 1929 al 18 de abril de 2007, inscritos en los libros del Registro Civil Dominicano en base a documentos no reconocidos por las normas vigentes de esos fines al momento de la inscripción.


Establece el registro de hijos de padres extranjeros en situación irregular nacidos en la República Dominicana y que no figuran inscritos en el Registro Civil.


El presidente Danilo Medina expuso que el  proyecto fue fruto de un amplio proceso de consultas y búsqueda de consensos con los diversos sectores de la sociedad, y se inspiró en principios fundamentales sobre los que se erige el Estado, como son la dignidad humana, la libertad, la igualdad, el imperio de la ley, la justicia, la solidaridad y la convivencia fraterna.


Enfatizó en la carta de motivación el presidente Medina que la iniciativa se sustenta en el ejercicio soberano de los órganos democráticos de nuestro Estado, en el interés nacional y en completa observancia de las sentencias de nuestro Tribunal Constitucional y del ordenamiento jurídico dominicano.


Dice que el texto final logrado ofrece una respuesta equilibrada y responsable a dos necesidades fundamentales, como por un lado, salvaguardar los intereses nacionales y el más estricto cumplimiento de la legalidad de la República, y por otro, garantizar los derechos fundamentales de todas aquellas personas que residen en territorio dominicano, especialmente aquellos que han nacido y se han criado en el país.