venMedicamentos valorados en más de un millón de pesos que se encontraban en el almacén del hospital regional José María Cabral y Báez de Santiago, fueron eliminados, debido a que se vencieron ante la vista de las autoridades.



Aunque empleados de esa área estiman que los fármacos que botaron las autoridades por vencimiento estaban valorados en 1.5 millones de pesos, el director del Cabral y Báez, Rolando Báez, declaró que aún no ha sido calculado su costo.


Báez informó que esos fármacos llegaron al hospital a través de donaciones extranjeras y que su fecha de expiración estaba a punto de cumplir.


El funcionario hospitalario reconoció que cometieron un error en recibir esas medicinas porque muchos de esos productos se iban a vencer en seis meses.


Entre los medicamentos que hubo que botar se encuentran antibióticos, sueros para diálisis, antirretrovirales, y otros usados para la hipertensión y el tratamiento de enfermedades cardíacas y gastrointestinales.


Los medicamentos fueron quemados para evitar que cualquier desaprensivo los retomara. Pacientes criticaron que mientras tienen que comprar las medicinas caras, en el hospital hubo que eliminar una gran cantidad al vencerse.