fieLa fiebre chikungunya mantuvo repletos los hospitales de Santo Domingo, San Cristóbal y Haina durante el fin de semana. En algunos centros, como el Luis E. Aybar, no había ni baja lengua para revisar la boca de los niños enfermos.


Los centros, menos el Robert Reid Cabral, estuvieron desbordados de pacientes y de necesidades de insumos, a pesar de que el Programa de Medicamentos Esenciales (Promese) informó que entrega partidas extraordinarias de soluciones, acetaminofén, guantes y otros insumos.


Epidemia


El país enfrenta una epidemia de una enfermedad nueva, para cuyos efectos los dominicanos no tienen defensa. Se trata de la fiebre chikungunya, transmitida por el mosquito Aedes aegypti, el mismo que transmite el dengue y la fiebre amarilla, estas dos de alta letalidad y morbilidad.


La carencia


Suciedad y hacinamiento había ayer en las emergencias de los hospitales Luis Eduardo Aybar y Robert Reid Cabral, pero la mayor deficiencia y escasez se evidenciaba en el Aybar. Los médicos residentes confesaron que en realidad en ese hospital, declarado en estado de emergencia, se hace medicina de guerra, no tienen medio diagnóstico para verificar de qué está enferma la gente que llega.


Tampoco tienen reactivos en laboratorio, incluso, en la puerta hay un letrero que avisa a los pacientes. Este laboratorio solo tenía disponibilidad para hacer exámenes de orina. Toda la red de hospitales del Ministerio está en crisis, pero el Aybar no tiene de nada, confesó una médica a Hoy. Dijo que las tabletillas para revisar la lengua de los niños se parten dos y que a veces deben usar el cuerpo de una jeringuilla para hacer la revisión y evaluación de los pacientes.