stSantiago.- A los constantes actos delictivos ocurridos en los últimos meses en esta ciudad, entre cuyas víctimas se incluyen jueces, fiscales y militares, se unen ahora los asesinatos en circunstancias que aparentan ser por encargo o sicariato, modalidad que en menos de dos semanas ha cobrado la vida de tres personas.


El primero de esos tres casos fue la muerte del abogado Amancio Herrera Turbí, ocurrido el pasado 24 de abril a manos de dos individuos cuando el jurista llegaba a su oficina ubicada en la avenida Francia esquina Las Carreras.


La Policía presume que el crimen contra el abogado habría sido por encargo, ordenado por un cliente, quien supuestamente no quería pagar los honorarios reclamados por el profesional del derecho, por servicios prestados en un proceso de divorcio y demanda.