a556e3ed73388452dd3d920450c0b40c_620x412El juez Abraham Severino Nicolás Saldívar impuso seis meses de prisión preventiva a Chichí Manzueta Zorrilla (Chino), dueño del centro de diversión El Timbal, por trata de personas, explotación sexual de menores y asociación de malhechores en esta ciudad.


El magistrado de la Oficina de Atención Permanente de este distrito judicial acogió el pedimento de la fiscal coordinadora de la Unidad de Género, Andrea Familia, quien presentó un legajo de pruebas contra el comerciante acusado de actuar en perjuicio de la joven Mariela Pineda Jiménez y una menor de edad.


Según las féminas, “El Chino” las dejó encerradas en un pasillo del negocio porque estas se negaron a desnudarse en los denominados “jueves playeros”, y él supuestamente necesitaba recuperar el dinero invertido en su transporte desde la sureña provincia de Barahona.


El establecimiento opera en el sector de Villa Nazareth, donde hace poco las autoridades realizaron un operativo tras enterarse de la situación.


La historia narrada por el Ministerio Público comenzó el 25 de abril, cuando el hoy imputado recurrió a su empleada Lisveidi Michell Tatis para establecer contacto con la joven Jiménez y la menor, quienes aceptaron trasladarse tres días después a La Romana para la venta de bebidas alcohólicas


Chichí Manzueta Zorrilla advirtió a las muchachas que los jueves debían desnudarse, pero horas después se quejan ante la cajera de El Timbal, ya que cuando fueron contratadas a través de su empleada ese tema no había sido tratado.


Luego, relata la fiscal Andrea Familia, las muchachas fueron encerradas en el pasillo hasta lograr escapar hacia la Policía Nacional, tras un desconocido abrir la reja. La mayor de edad dice haber sido despojada de su cédula.


El tribunal dispuso que la medida de coerción sea cumplida en el Centro de Corrección y Rehabilitación Cucama.