tenienteLa Policía identificó este jueves a uno de los dos jóvenes de La Zurza que acusa de la muerte de la segundo teniente de la institución adscrita a la Autoridad Metropolitana de Transporte(AMET), asesinada el pasado lunes en la entrada a Villa Mella, cuando se incorporaba a sus labores.


La Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM) señala a Juan Carlos de la Cruz Adames (Jancarlos) y a un menor residentes en el referido barrio, de matar a la oficial Mercedes del Carmen Torres Báez.


La Policía atribuye a De la Cruz Adames otros dos homicidios en los que va de año, inclusive el de una menor, hechos por los que aún permanece prófugo.


El vocero de la Policía, coronel Jacobo Mateo Moquete, explicó esta mañana que esa institución y el Ministerio Público realizan allanamientos en diferentes lugares para dar con los dos jóvenes implicados en el asesinato de la oficial.


Antecedentes


En los archivos de la institución De la Cruz Adames figura registrado en al menos cuatro casos penales. Se le acusa de asesinar el 10 de enero del presente año a Carlos Andrés Nolasco Gutiérrez, alias Moreno, en el Ensanche Capotillo.


Y, según la Policía, el primero de mayo también de este año, asesinó a la menor de edad Antonia María Espinal Nova, crímenes por los que se encontraba prófugo antes de asesinar a la teniente Torres Báez.


En tanto que en marzo del pasado año, la Policía lo sometió por porte ilegal de arma de fuego, al ocuparle una pistola sin ningún tipo de documentación.


Madre con temor


En las investigaciones que desarrolla la uniformada, entrevistó a la señora Rosanna Adames, madre de Jancarlos, quien señaló que hace aproximadamente tres años que no vive junto a su hijo porque le tiene temor, debido a su forma violenta y la vida que lleva. Precisó que tuvo que abandonar su casa en el barrio Capotillo para irse a vivir a Punta, de Villa Mella.


En cuanto al menor involucrado, la Policía informó que entrevistó al padre de éste, Deyvi Adames de León (Deyvy el sicópata), quien también, según la institución, tiene un historial de robos y atracos, registrados en los archivos policiales.


La Policía garantizó que dará con los dos jóvenes acusados de la muerte de la oficial, que dejó cuatro hijos en la orfandad y a una familia destrozada que clama por justicia.