pnSANTO DOMINGO.- Este fin de semana se convirtió en uno de los más sangrientos, cuando la Policía mató a por lo menos ocho personas, cuatro de ellos señalados como sicarios al servicio del narcotráfico y el crimen organizado, pertenecientes a una red internacional.


Cayeron del viernes al domingo, Mario Santana Reynoso, de 22 años, y Erick Daniel Mora Morales, de 23, quienes enfrentaron a tiros a agentes del orden para evitar ser apresados, así como Fausto Lara y Rafael Santana.


En tanto que la banda de sicarios desmantelada y cuyos miembros resultaron muertos en un intercambio de disparos con la Policía estaba integrada por Rubén Darío Amador Arias (Nene Paludismo), Rafael Manuel Vicente Amador, Rafael Emilio Pérez Peguero (Piti) y Jorge Vizcaíno Martínez, quienes murieron a consecuencia de múltiples heridas de bala en distintas partes del cuerpo, que recibieron tras enfrentar a agentes policiales que trataron de apresarlos en la entrada de Invivienda, por donde transitaban a bordo del carro Toyota Camry, gris, placa A475742.


Según el vocero de la Policía, coronel Jacobo Mateo Moquete, el cabecilla, Rubén Darío Amador Arias, en el año 2002 mató una persona por encargo.


Reveló que la Policía le daba seguimiento al grupo, y que cuando los mandaron a parar, éstos les respondieron con “una lluvia de balas, y la Policía respondió igual”.


Fruto de esos disparos, una camioneta de la institución del orden resultó inservible, y otro vehículo también recibió múltiples impactos de bala, aunque “gracias a Dios, ningún miembro de la Policía Nacional resultó herido”, dijo Mateo Moquete.


“La Policía sabía a quién iba a mandar a detener, tenían dos pistolas y un revólver y la Policía fue recibida a tiros y lluvia de balas, se responde con lluvia de balas”, aseveró el vocero.


Rafael Emilio Pérez Peguero (Piti), figura en los archivos de la Policía con tres fichas por robo, que datan de los años 2008, 2010 y 2011, respectivamente. Rubén Darío Amador Arias, (Nene Paludismo) estuvo preso durante ocho años, y hace apenas un mes y ocho días que salió de prisión.


En el año 2002 Amador Arias mató por encargo a un joven en Baní, por un problema de drogas, y en el 2005 mató, en medio de una transacción de drogas, a otro de apellidos Martínez Lara.


En ese sentido, Mateo Moquete reveló que una organización internacional al servicio del narcotráfico, y cuyo accionar principal es el sicariato, cubrió todo el proceso internacional de Amador Arias, quien resultó muerto en un “intercambio de disparos” con la Policía en la entrada de Invivienda.


El gasto


El coronel Jacobo Mateo Moquete reveló que alrededor de medio millón de pesos gastó la supuesta organización internacional para que Amador Arias quedara en libertad por las dos muertes por encargo ocurridas en el 2002 y 2005. Dijo que fue la organización criminal internacional, cuyo nombre no reveló, que cubrió todo ese proceso para que el hoy occiso saliera en libertad en aquella ocasión. La Policía trata de establecer si hay otros implicados.