El ascensor se bloqueóEl ascensor se bloqueó y la señora de avanzada edad que iba con un andador comentó que no podía tenerse en pie durante mucho tiempo. Sus piernas no se lo permitirían.


Un joven de 23 años se ofreció a ayudar a la anciana: Le cedió su espalda para que sentara. Uno de sus acompañantes colgó la foto en Facebook.


El buen samaritano, César Larios, que trabaja para una empresa de mantenimiento de edificios, estuvo con la señora sobre su espalda durante 30 minutos y convirtió el lema de la compañía donde trabaja -“Hacemos del mundo un lugar mejor”- en una realidad.


Su madre fue una de las usuarias de la red social que comentó el comportamiento de su hijo mostrando lo orgullosa que se sentía de él.