ongSANTO DOMINGO, República Dominicana (AP).- Grupos que representan a personas que enfrentan un proceso de desnacionalización en República Dominicana anunciaron el jueves que mantendrán sus protestas para demandar que quienes nunca fueron inscritos en el registro civil también sean reconocidos como dominicanos.


Ana María Belique, vocera del grupo Reconoci.do, saludó en conferencia de prensa la recién aprobada ley que validará la nacionalidad de los descendientes de haitianos que estén inscritos en el registro civil, pero rechazó que aquellos que nunca tuvieron acta de nacimiento, pese a haber nacido en territorio dominicano, sean registrados como extranjeros.


El Senado convirtió en ley la noche del miércoles un proyecto enviado por el presidente Danilo Medina para validar la nacionalidad de los descendientes de extranjeros nacidos en el país entre 1929 y 2007 siempre y cuando estén inscritos. Para las miles de personas que nunca fueron registradas, muchas veces por la negativa de las propias autoridades, la ley creará un régimen para que se regularicen como extranjeros y puedan optar dos años después por la naturalización.


“Después de grandes sufrimientos y largas luchas hemos logrado que se reconozca algo que era evidente, que somos dominicanos”, dijo Belique a quien desde 2011 la autoridades le negaban copias certificadas de su acta de nacimiento por ser hija de inmigrantes haitianos sin permiso de residencia. Belique se encuentra entre las primeras personas a quienes la Junta Electoral, que administra el registro civil, pidió la anulación de su acta de nacimiento.


La abogada Noemí Méndez, que representa a varios afectados por la desnacionalización, consideró que la ley representa un avance para solucionar un problema muy complejo, pero cuestionó que deje un amplio de margen de “discrecionalidad” a la Junta Electoral para validar los documentos de los afectados.


Recordó que la Junta fue la institución que de forma autónoma y sin el apoyo del pleno de sus jueces comenzó en 2007 a retener de forma sistemática los documentos de identidad de miles de personas sólo por tener apellidos de origen haitiano.


Sin la copia certificada del acta de nacimiento o su cédula de identidad, los afectados no pueden realizar ningún tipo de trámite como casarse, registrar a sus hijos, ingresar a la universidad o tener un trabajo formal.


El Tribunal Constitucional validó en una sentencia inapelable en septiembre de 2013 el programa de retención de documentos aplicado por la Junta Electoral a los descendientes de haitianos y ordenó abrir juicios individuales para anular la nacionalidad de todos aquellos hubieran nacido entre el 16 de junio de 1929 y el 18 de abril de 2007 de padres que no tenían permiso de residencia, como ocurre con la mayoría de los inmigrantes haitianos que se establecieron en los cañaverales dominicanos.


La desnacionalización generó cuestionamientos par parte de organizaciones internacionales como Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que recibió cerca de 4.000 denuncias de descendientes de haitianos a quienes el registro civil dominicano les negaba sus documentos.


Las organizaciones internacionales estiman, según una encuesta de Naciones Unidas, que debido al fallo del Tribunal Constitucional 210.000 dominicanos de ascendencia haitiana perderán la nacionalidad. Pero Roberto Rosario, presidente de la Junta Electoral, insiste que sólo 24.000 personas inscritas en el registro civil serán afectas.


No existen estadísticas ni estimaciones oficiales sobre el número de personas que nunca fueron inscritas.


Reinaldo Pared, presidente del Senado, indicó durante la sesión en la que se aprobó la ley que el presidente Medina tenía mucha presión internacional para solucionar el tema de los desnacionalizados.


Por EZEQUIEL ABIU LOPEZ, Associated Press