omega llorandoOkey, esta foto de Omega que encontramos en la página urbana “La Coquillita” lo muestra llorando de manera desconsolada la muerte del rapero Monkey Black, asesinado en Barcelona, España.


La nota al pie dice que Omega no ha parado de llorar desde que se enteró de la infausta noticia.


Realmente el gesto de solidaridad se debe agradecer, pero en gran medida se desvirtúa cuando unas “sentidas condolencias” se promueven de esa manera.


Son sentimientos muy personales que no hay que salir a demostrar de manera tan teatral.


Cuando así se hace se convierte en pose, en teatro, en tragicomedia, algo que Omega tal vez no ha pensado ni tiene en cuenta, pero mucha gente con criterio sí.


Las lágrimas se pudieran negar que son sentidas y auténticas, porque de que son verdaderas no hay dudas a juzgar por la foto… Pero el mal está precisamente en la fotografía que se hizo tomar para subirla a la red, y de esa manera entrar en una tendencia cibernética del momento, que algunos pudieran pensar busca solo sacarle ventaja al asunto.


A esa conclusión cualquier puede llegar, aunque no sea cierta…En los velatorios de barrio siempre aparecen unas mujeres que caen con ataques y lanzan gritos a veces “prepagados” como “parte del show” para hacer creer que el difunto en vida era muy querido, aunque haya sido en verdad un “hijoeputa”.


No asuramos que esta haya sido la intención de Omega con la foto llorando que subió o subieron a las redes sociales. Pero, si ese número no es el premio mayor, por lo menos se sacó la aproximación… Que continúe el sorteo.