A punto de cumplirse el quinto aniversario de su muerte, a Michael Jackson le ha vuelto a salir una nueva acusación de acoso a un menor, la quinta demanda en su contra de este tipo y un asunto con el que tendrá que lidiar el patrimonio del difunto cantante, de acuerdo a ‘The Daily Beast‘.


Al parecer, la demanda fue presentada en un tribunal de justicia el pasado viernes, y aunque se ha mantenido en el anonimato, fuentes cercanas al caso citadas por el diario digital aseguran que el responsable de la querella es James Safechuck, uno de los jóvenes que trabajó con el ‘rey del pop’ durante un anuncio publicitario que se rodó por encargo de Pepsi en 1987.


Después de eso, ‘Jacko’ y el pequeño Safechuck, entonces de 10 años de edad, mantuvieron una relación de amistad durante años, relacionado incluso con el caso contra el intérprete de “Thriller” en Santa María, California, del que Jackson fue exonerado de cualquier implicación en el presunto abuso a menores en su rancho Neverland.


Entonces Safechuck negó que hubiera sido víctima de pedofilia por parte de ‘Jacko’, pero ahora parece haber rectificado, sumándose a la demanda presentada en mayo de 2013 por Wade Robson, un australiano de 31 años de edad que aseguró haber pasado por la misma traumática experiencia junto a la estrella de Indiana.


Son demandas que han surgido tras la muerte de Jackson en junio de 2009, fallecido por una sobredosis del anestésico propofol que acabó por causarle un paro cardíaco. Desde su fallecimiento, las arcas de su patrimonio no han hecho más que engordar, pasando de las enormes deudas que acarreaba cuando estaba preparando su regreso a los escenarios, a los millones de dólares que ahora pertenecen a su madre y a sus tres hijos.


Preguntado el motivo por el que Safechuck ha decidido dejar pasar tantos años para cambiar de opinión, la fuente citada por The Daily Beast indica que la paternidad ha hecho cambiar la perspectiva del demandante, que ahora cree que Jackson era “un pedófilo” y no un buen amigo.