b9ba6ed339122d2869922b3e064731e8_620x412Otro recluso de los que guardan prisión en la cárcel pública de la fortaleza San Fernando de esta ciudad murió afectado de neumonía, provocada por el estado de hacinamiento en que se vive en ese recinto.


La muerte del recluso Ildo Javier Cordero, de 32 años de edad, que es la segunda que se registra en lo que va de este mes, se produjo en el Hospital Municipal de Guayubin, a donde fue llevado en estado agónico.


Cordero guardaba prisión desde hacía dos meses acusados de haber violado sexualmente a dos de sus hijos menores de edad, hecho ocurrido en el municipio Villa Vásquez.


A principio de mes también falleció en la cárcel de esa fortaleza de San Fernando, el preso Jefri Pie, de 25 años afectado de la misma patología, provocada por el abandono del recinto carcelario.


Los presos denunciaron que el alcaide Diomedes Gabón provocó que cancelaran una doctora y enfermera que los atendía, situación por la cual se ha deteriorado la salud de todos. Se quejaron de la falta de asistencia y dicen que el alcaide impide cualquier tipo de comunicación que tienda a mejorar su situación, incluyendo enviarlos al hospital.


En ese penal, construido para albergar 70 personas, en la actualidad hay más de 450, la mayoría de los cuales están expuesto al agua de lluvia, sol y sereno por lo que han enfermado.


Los reclusos están albergados en un salón que antes servía de patio de recreación, cubierto con pedazos de una lona deteriorada. Comen, duermen y hacen sus necesidades fisiológicas parados en el lugar que, además, se moja a chorros cuando llueve.


Unos 70 de esos presos están enfermos de tuberculosis, según informes y el 70 por ciento es de nacionalidad haitiana.


Un equipo de este medio visitó esa cárcel la tarde este lunes pero el alcaide rehusó recibirlo, mientras un hombre exaltado vociferó tras los barrotes que fue enviado a guardar prisión por un año como medida de coerción y que ya lleva dos encerrado sin que le sea conocido su caso en el tribunal de Dajabón.