miEl país está enfrentando una epidemia de la fiebre chikungunya, admitió ayer el ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo, quien demandó de los diferentes ayuntamientos hacer más efectiva la recolección de los desechos para evitar la crianza del mosquito transmisor.


Entrevistado al respecto, el funcionario dijo que aunque los brotes se han concentrado en Nigua y Haina, en la provincia San Cristóbal, luego de la Semana Santa se empezaron a detectar casos en otras provincias del país, por lo que técnicamente hablando el país enfrenta una epidemia.


Recordó que al ser un virus nuevo, contra el cual la población dominicana no tiene inmunidad, es de esperarse que se expanda y afecte a un gran porcentaje de personas, por lo que la mejor medida que se puede tomar es eliminar todo envase que acumule agua y de paso la crianza del mosquito transmisor, que es el aedes aegypti, el mismo del dengue.


El funcionario dijo que lo importante es que se han estado tomando las medidas que se recomiendan al respecto a nivel nacional y que en torno a los que han sido afectados se está llevando a cabo un levantamiento.


“Estamos viendo en comunidades como Nigua y Haina, donde se han presentado los mayores brotes epidémicos, a un porcentaje de personas en los que el virus ha circulado con síntomas leves; otro con fiebre y los síntomas propios de la enfermedad que concluyen en una semana y un porcentaje que se ha quedado padeciendo de los dolores articulares o artritis como secuelas del virus”, señaló.


Agregó que para controlar la epidemia se está pidiendo a los ayuntamientos que acompañen al Ministerio de Salud Pública en la labor de prevención.


Hidalgo precisó que en la incidencia de la enfermedad continúa en Haina, donde actualmente está aumentando, pero que en Nigua comenzó a bajar el número de casos.