My beautiful pictureEl templo de Dios ya no es sagrado para la delincuencia. El temor se ha apoderado de los feligreses y residentes del sector María Auxiliadora, en la parte norte de la capital, donde cada día se producen atracos al momento de salir de misa o de las escuelas.


Otra situación que tiene en zozobra a la comunidad es la falta de energía eléctrica que aumenta los actos delictivos, por lo que los moradores se ven obligados a regresar a sus casas a tempranas horas de la noche.


Según el párroco de la iglesia María Auxiliadora, Bienvenido Colón, la delincuencia ha llegado hasta el templo, donde han ocurrido muchos robos así como vehículos con cristales rotos para robar carteras y otras pertenencias de los que acuden a escuchar la palabra de Dios.


Durante la celebración de los 74 años de su fundación, por lo que celebraron hasta el pasado sábado sus fiestas patronales, el párroco aprovechó la oportunidad para pedir a las autoridades que enfrenten esa situación.


Explicó que en varias ocasiones han robado en el templo, como una escalera valorada en alrededor de RD$20,000. También dijo que los delincuentes rompen los cristales de hasta seis vehículos en una sola noche, a pesar de que por la zona hay un patrullaje de la Policía.


“Al primero que le  hago el llamado es a Dios para que nos proteja, porque el hombre como ser humano parece que no tenemos la capacidad, sin querer ofender a nadie porque soy amigo de todo el mundo, no me voy a poner en ese plan, ese no es mi estilo; pero parece que son incompetentes frente a las problemáticas delincuenciales que día a día nos tienen en zozobra”, apuntó.


El sacerdote sostuvo que la iglesia contaba con dos agentes policiales durante las noches pero que fueron retirados, por lo que acudió repetidas veces al Palacio de la Policía Nacional, hasta que les fue asignado un agente.


Afirmó que si la iglesia no trabajara a favor de disminuir la delincuencia, la sociedad estuviera en peores condiciones.


Colón dijo que la situación amerita, no sólo un trabajo de la iglesia, sino de toda la sociedad las autoridades y  el gobierno. Además de que consideró de que no se soluciona abriendo más cárceles, sino más escuelas con educación integral.


Trabajos con la comunidad


La iglesia, que celebró su 74 aniversario de fundación, trabaja de manera directa con los jóvenes y niños de los alrededores, a fin de que estos sean entes productivos de la sociedad.


La iglesia salesiana cuenta con el Colegio Oratorio María Auxiliadora (OMA), el Instituto Técnico Salesiano (Itesa), Canillitas con Don Bosco y el Centro Oratorio Juvenil. En estos centros, como Canillitas con Don Bosco, acuden cientos de niños de escasos recursos que son rescatados del peligro de su entorno para ser educados y orientados en el camino de la vida.


Rosa Reyes, directora de Animación de la parroquia, explica que para ello necesitan el auxilio del gobierno, ya que cada día son más los niños que se integran y los recursos son insuficientes.


Asimismo, dijo que la iglesia es refugio para los más necesitados, los cuales acuden en busca de alimentos, medicinas, dinero, cama y otras necesidades.


Sostuvo que residentes de unos 15 sectores acuden al templo, por lo que las raciones alimenticias que reciben del Plan Social de la Presidencia y Comedores Económicos son insuficientes. El párroco Colón dijo que en diciembre el Plan Social  les donó raciones alimenticias y fue hasta el mes de abril que volvieron a llevar alimentos. “Desde entonces no regresan y mira donde va la fecha”, expresó. Aprovechó para agradecer a la primera dama de la República, Cándida Montilla de Medina por acudir en su auxilio y solicitar al Ministerio de Obras Públicas la reparación inmediata del piso de la iglesia que estaba en mal estado, asi como contribuir con el sector.


“Como personas de fe que somos sabemos que el mal se ha ido apoderando de todo pero que al fin y al cabo la última palabra no la tiene el mal, sabemos que va triunfar el bien”, concluyó.


Atracan a estudiantes de la zona


El temor también arropa a los estudiantes de los centros educativos pertenecientes a la iglesia salesiana, los cuales son despojados de sus pertenencias al salir de la escuela. Rosa Reyes, encargada de Animación Pastoral explicó que en tempranas horas de la tarde al terminar la docencia los niños son atracados en las puertas de los centros constituyendo un peligro para los más jóvenes de la comunidad, que a través de los programas de la iglesia son orientados acerca de la delincuencia.