c22835eeb4eb52e5e3338a0012cbaff7_620x412La esposa de René Lima Marín dijo a sus hijos que el padre de ellos debía ir a trabajar la noche de enero en la que los policías se lo llevaron esposado.


El hombre había salido en libertad casi seis años antes y la familia creía que él había saldado su deuda con la sociedad. Sin embargo, Lima Marín debía haber pasado toda su vida en la cárcel.


El error de un empleado judicial le dio la libertad en 2008, con 90 años de anticipación. Las autoridades de Colorado descubrieron el error en enero e inmediatamente lo enviaron de regreso a la prisión para cumplir el resto de su condena a 98 años por robo a mano armada.


Lima Marín y otro hombre fueron condenados en 2000 por el robo de dos tiendas de video en Aurora. En un robo, obligaron a varios empleados a punta de pistola a encerrarse en un cuarto trasero y a otro a permanecer en el suelo mientras exigían el dinero de una caja fuerte.


Un juez condenó a Lima Marín a condenas sucesivas por ocho cargos, por un total de 98 años, pero un empleado escribió por error que el cumplimiento de todas las condenas debía ser simultáneo. Los funcionarios penitenciarios calculan el tiempo que debe cumplir un preso con base en ese documento.


Lima Marín recibió la libertad condicional en 2008, luego de ocho años.


Se dedicó a reconstruir su vida, aunque -según los fiscales- era plenamente consciente del error y no advirtió a las autoridades.


Lima Marín, que ahora tiene 35 años, se dedicó a la venta puerta a puerta y luego adquirió el oficio de cortar e instalar vidrios de ventanas. Se reunió con su antigua novia, Jasmine, con quien se casó en julio en una ceremonia que también celebró sus cinco años en libertad condicional. Realizaba actividades de su iglesia y era entrenador de fútbol.


Ayudó a Jasmine a criar el hijo de ella, Justus. Juntos tuvieron otro varón, Josiah, ahora de cuatro años.


“Así era su vida, la de criar a sus chicos y ser esposo”, dijo Jasmine. “Decididamente no era la misma persona que cuando fue a la cárcel”.


El otro acusado en el caso, Michael Clifton, también hubiese recibido la libertad por error, pero éste salió a la luz durante una apelación. Su condena también es de 98 años.


Lima Marín apeló en 2000, pero se retractó. Según los fiscales, eso demuestra que era consciente de error y temía que un trámite judicial lo sacaría a la luz.


Rich Orman, fiscal adjunto del Condado Arapahoe, dijo que el ex fiscal del caso Lima Marín le llamó la atención sobre el error. Luego de verificar, Orman presentó la moción de devolverlo a la prisión y el juez le hizo lugar.


“Debe regresar porque la ley requiere que cumpla la sentencia que recibió. Cometió una serie de delitos penales muy graves y cualquier otra cosa sería inapropiada”, dijo Orman. “No debería poder burlar la sentencia mínima debido al error de un empleado judicial”.


El defensor público Doug Wilson no respondió a los pedidos de declaraciones. En abril, un juez se negó a concederle la libertad porque Lima Marín sabía que debía cumplir 98 años, pero ocultó el error.


The Associated Press se comunicó con Lima Marín, pero éste no respondió al pedido de declaraciones.


“No hay secretos entre él y yo. Si él supiera de un error, me lo diría”, dijo Jasmine. Aseguró que su esposo no trataba de ocultar su identidad.


La familia está angustiada por la perspectiva de que Lima Marín pase nueve décadas en la cárcel. Sostiene que su vida en libertad es la prueba de que el castigo ha sido suficiente. Jasmine dijo que estudian una apelación.


“Le dieron la oportunidad de volver a vivir y se la quitaron”, dijo Jasmine.