ba808dededf8f35e34a07339dbf382d0_620x412El cubano Alex Guerrero y Miguel Olivo, compañeros de equipo en la sucursal de Triple A de los Dodgers de Los Ángeles, protagonizaron ayer una pelea en la cueva durante un juego de ligas menores.


El gerente de los Dodgers, Ned Colletti, confirmó el incidente y añadió que el equipo investiga el motivo que precipitó el altercado ayer en la sucursal de Albuquerque. “Se trata de algo que no toleramos y es algo que no creemos que sea constructivo”, dijo Colleti en el estadio Citi Field, donde Los Ángeles puso en marcha una serie de tres juegos contra los Mets de Nueva York.


El diario Los Ángeles Times informó que el agente de Guerrero, Scott Boras, indicó que Olivo le mordió la oreja de Guerrero.


Guerrero es un infielder que, tras desertar de Cuba, firmó en octubre pasado un contrato de 28 millones de dólares y cuatro años con los Dodgers.


Olivo es un veterano receptor de 35 años, que previamente en la actual campaña disputó ocho juegos con los Dodgers, el séptimo equipo de una trayectoria en Grandes Ligas que acumula 13 temporadas. Olivo tiene antecedentes de mal genio en el terreno, ya que en una ocasión arremetió contra su compatriota José Reyes, fallando cuando intentó propinarle un puñetazo durante una gresca entre los Mets y Marlins en la recta final de la temporada de 2007.


Según el diario The Salt Lake Tribune, la pelea ocurrió en la caseta durante el octavo inning de la derrota 7-4 de Albuquerque ante Salt Lake, lo que interrumpió el juego. Ambos jugadores fueron retirados de la alineación posteriormente. En la versión de Los Ángeles Times, la discusión comenzó cuando Olivo se enfadó con Guerrero, luego que éste no tocó con el guante a un corredor tras un tiro del dominicano, de acuerdo con Boras.


Guerrero batea para .368 con 10 jonrones y 29 remolcadas en la Liga de la Costa del Pacífico.