cigSANTO DOMINGO, República Dominicana.– En un acto realizado en la sede del Ministerio de Defensa (MIDE) de la República Dominicana, el Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT) destruyó 450 mil unidades de cigarrillos ilícitos provenientes de Haití.


Los cigarrillos fueron incautados en varios operativos realizados durante las últimas semanas y se produjo a las 10 de la mañana en presencia de autoridades civiles y militares en la explanada frontal de la dirección de inteligencia (J-2) del MIDE.


La trituración fue encabezada por el director de la entidad, general de Brigada del Ejército de República Dominicana (ERD), Santo Domingo Guerrero Clase, quien al referirse a los programas de incautación resaltó las instrucciones recibidas del ministro de Defensa, Sigfrido Pared Pérez, para combatir el contrabando que afecta el comercio dominicano, en este caso en el sector tabacalero.


“Las instrucciones del ministro dadas a tanto al comandante general del ERD, al director de Inteligencia del MIDE y al CESFRONT, es de no escatimar esfuerzos para proteger la seguridad y los intereses de la patria” explicó el alto oficial.


Entre las marcas de cigarrillos destruidos están Comme il Faut y Point, las cuales no cuentan con los registros sanitarios para su distribución ni cumplen con el pago de los impuestos establecidos a estos productos como el ITBIS y el Selectivo al Consumo, entre otros.


Guerrero Clase dijo que las acciones continuarán ya que la misión del CESFRONT es enfrentar de manera firme todos los delitos fronterizos dentro de los cuales están el contrabando y la evasión.


Se estima que el valor comercial de las 450 mil unidades cigarrillos ilegales incautados ronda los RD$2.7 millones de pesos. Según cifras oficiales, en su lucha contra el contrabando y el comercio ilícito durante el presente 2014 se han destruido cerca de ocho millones de cigarrillos ilegales.


Debido al contrabando, especialmente proveniente de Haití, el sector de cigarrillos registró durante el año 2013 una caída de casi un 20% en las ventas, lo que ha empeorado considerablemente la recaudación fiscal del Estado.