dncdLa DNCD informó que desmanteló una “peligrosa red” de narcotraficantes que se dedicaba a la venta de drogas sintéticas y otras sustancias controladas en Nueva York, clientes a los que posteriormente chantajeaban a través de un centro de llamadas clandestino, haciéndose pasar como miembros de las autoridades antidrogas estadounidenses.


Los apresados fueron identificados como Chengy A. Padilla Garo, Elison B. Reyes Almonte, Julio Amado Santana Joseph, Dante Caminero Vásquez, Rafaela Medina, Geury Guzmán González, Santiago Guzmán, Mario Antonio Plácido, José Arismendy Cuesta Abreu, Carlos Perdomo Rosario, Víctor Manuel Velásquez Rochttis, Yeury Amarante Rosario, Celso Miguel Sarita y Ángel Pérez.


El vocero del organismo, Miguel Medina, dijo  que se trata de un grupo integrado por 21 dominicanos, de los cuales fueron apresados 16 hombres, una mujer, mientras se activa la búsqueda de otros cuatros. Fueron detenidos durante varios operativos y allanamientos en distintos sectores del país.


Los detenidos están a la espera del proceso administrativo correspondiente, ya que la Suprema Corte de Justicia (SCJ) autorizó la extradición hacia los Estados Unidos para que respondan por los cargos que se les imputan.


“El modus operandi de la red consistía en ofertar la droga a posibles clientes, y cuando algunos de éstos accedía a la compra, minutos después por la vía telefónica, era llamado por un supuesto agente de la DEA que le exigía altas sumas de dinero para evitarle el sometimiento a la justicia en la nación estadounidense”, explicó Medina en un comunicado.


Manifestó que al grupo se le ocupó decenas de celulares, cámaras fotográficas y de vídeos, laptops, tabletas electrónicas, computadoras, memorias, audífonos, micrófonos, varios dispositivos de Magicjack (permite hacer interconexión a los usuarios para realizar llamadas telefónicas ilimitadas a EE.UU.), dinero en efectivo, tres vehículos, una pistola y una escopeta recortada, entre otras evidencias.


Dijo que la mayoría de los apresados son ex convictos que cumplieron condenas en la nación norteamericana por narcotráfico y otros delitos graves, y posteriormente deportados hacia la República Dominicana.


Los detenidos, todos solicitados en extradición por las autoridades judiciales de los Estados Unidos, guardan prisión preventiva en los centros de corrección del nuevo modelo penitenciario de San Pedro de Macorís, Najayo, La Romana y La Vega, a la espera de la extradición para que respondan por los cargos que se les imputan.


Los agentes de DNCD, actuaron bajo la dirección jurídica del Ministerio Público, y con la cooperación de inteligencia de la Agencia Antidrogas de los Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés).