Los estudiosos descubrieron rastros de cocaína, incluso tras haber sometido el agua a tratamientos de purificación intensiva.En Gran Bretaña se consume agua potable mezclada con cocaína. Esto es lo que demuestran los análisis al sistema de alcantarillado de Londres donde los científicos han encontrado restos de esta droga metabolizada en el agua potable.


Los estudiosos descubrieron rastros de cocaína, incluso tras haber sometido el agua a tratamientos de purificación intensiva, según el periódico británico “The Sunday Times”.


“El nivel de consumo de cocaína es casi el más alto de Europa occidental” dijo Steve Rolles, integrante de Transform, un centro de pensamiento sobre política de drogas.


La inspección de agua potable detectó en el suministro de agua potable rastros del analgésico ibuprofeno y de carbamazepina (un medicamento contra la epilepsia).


La fundación DrugScope alerta que unos 700.000 británicos de entre 16 y 59 años consumen cocaína, mientras que 180.000 consumen “crack”.