policia-canibal-es-hallado-culpable_655x438¿Cuál es su especialidad? ¿Te imaginas al llamado “policía caníbal” de Nueva York trabajando en la librería de la cárcel? ¿Qué tal en la carpintería o en la lavandería? Pues resulta que Gilberto Valle consiguió un trabajo tras las rejas que más se amolda a él, como cocinero de la prisión. Así se lo contó su madre a un diario local, indicando que su hijo está encargado de alimentar a los reos quienes han dado fe de sus cualidades culinarias.


Valle, un expolicía neoyorquino de origen puertorriqueño que residía en Queens, fue condenado por varios cargos criminales en marzo del año pasado, por intercambiar emails con otros miembros de redes sociales fetichistas, para planear secuestrar a mujeres que tenía en una lista, con el fin de violarlas, torturarlas, matarlas y cocinarlas para comérselas. Las mujeres eran reales, a unas las conocía y a otras no, y las vigiló y obtuvo sus datos personales valiéndose de su trabajo en la Policía.


En las declaraciones al Daily News, Elizabeth Valle contó que su hijo, de 30 años, está encargado de cocinar el desayuno y el almuerzo de los reos en el Centro Correccional Metropolitano ubicado en el Bajo Manhattan. Allí, según indico la madre, Gilberto recibe una paga simbólica de 44 centavos de dólar la hora, por preparar los alimentos.


Y por supuesto que en el menú del “policía caníbal” no hay mujeres y por el contrario su especialidad es la pizza. El platillo ha sido catalogado de deliciosos y hasta se ha convertido en una de las comidas favoritas en la cárcel, incluso para los guardias de la prisión.


Desde que fue declarado culpable, Valle lleva un año esperando a que le sea impuesta su sentencia, que podría incluir la cadena perpetua. El retraso se debe a que el condenado ha solicitado un nuevo juicio, ya que sus abogados defensores tratan de demostrar que los fiscales usaron testimonios inflados exageradamente, en vez de evidencias reales, para lograr que fuera declarado culpable.


Y mientras el juez toma una decisión sobre si se realiza otro proceso judicial, los presos seguirán disfrutando de las cualidades culinarias del “policía caníbal”.