tfNueva York.- Investigadores federales de Massachusetts, confirmaron ayer lunes, que el segundo ejecutivo en importancia de TelexFree, el brasileño Carlos Wanzeler de 45 años de edad y declarado prófugo de la justicia estadounidense, huyó a Brasil, su país natal, con el que Estados Unidos, no tiene tratado de extradición, lo que le posibilitaría evadir su arresto y encausamiento en la Corte Federal de Boston.


Wanzeler, al igual que James Merrill, principal propietario de la empresa, es acusado de una estafa por $1.000 millones de dólares en Estados Unidos, y que tuvo como principal blanco a inmigrantes dominicanos y brasileños. 150.000 inversionistas de esa compañía, reclutados en la República Dominicana, también cayeron como víctimas del multimillonario robo.


El FBI, persigue activamente a Wanzeler, y los federales dijeron el viernes de la semana anterior, que tenían informaciones creíbles de que había escapado a Brasil.


La agencia policíaca del gobierno federal, enfrenta fuertes presiones para que trate de capturar al brasileño, reveló ayer el periódico Boston Globe.


Wanzeler, se “desapareció” desde hace cuatro semanas, cuando el FBI allanó las oficinas de TelexFree en Marlborough (Massachusetts), donde estaba su sede principal


Merrill, deberá regresar a la Corte Federal en Worcester, este viernes, pero Wanzeler, tiene doble ciudadanía, la americana y la brasileña y a menos que el gobierno de Brasil, no decida arrestarlo y entregarlo voluntariamente, la posibilidad de que pueda ser encausado en Estados Unidos, es poca.


El Departamento de Justicia, confirmó una orden de arresto emitida contra el brasileño, el viernes de la semana pasada, pero ya el ejecutivo de TelexFree, había huido de Estados Unidos.


Paul Kelly, abogado del prófugo, dijo que está al tanto del desarrollo legal reciente y evalúa las acciones adecuadas, que debe adoptar a nombre de su cliente.


Si son declarados culpables, Merrill y Wanzeler, podrían ser condenados hasta a 20 años en la cárcel y la devolución del dinero estafado a las víctimas.


Wanzeler y Merrill, se conocieron, cuando el primero consiguió un empleo de limpieza en una compañía propiedad de la familia del segundo, en la década de los noventas.


Se convirtieron en socios de ese mismo negocio y luego, abrieron una empresa de telecomunicaciones.


Muchos de los estafados en Massachusetts, como la estudiante Katherine Aguilar, que invirtió $2.000 dólares en TelexFree, dijo que las autoridades perdieron tiempo para arrestar a Wanzeler, lo que le abrió el camino para huir.


“Esto, se ve muy mal”, dijo la joven de 20 años de edad. Cuestionó el porqué los investigadores, no mantuvieron los ojos sobre el prófugo brasileño.


El gobierno brasileño, congeló $350 millones de dólares de las cuentas de TelexFree, cuando empezó a investigar a los estafadores.


Las cuentas bancarias de la empresa, eran de $446 millones de dólares, según registros del Ministerio de Hacienda de Brasil.