Ban Ki-moonEl secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reveló hoy en Toronto (Canadá) que sus dos hermanos mayores murieron durante su infancia por las malas condiciones sanitarias y alimentarias de Corea y dijo que el gasto en la salud de mujeres y niños “es la mejor inversión” que se puede hacer.


Ban confesó que nunca había contado la trágica historia de su hermana y hermano mayor, a los que nunca conoció, durante la tercera y última jornada de la cumbre “Salvando cada mujer y cada niño” sobre salud materno-infantil que se celebra en Toronto.


“Debería haber sido el tercer niño de mi familia”, dijo para a continuación añadir- “No siempre teníamos suficiente comida”.


El secretario general de la ONU explicó que en su infancia se consideraba “normal” la muerte de mujeres y niños y que muchas mujeres temían dar a luz.


“Hoy, demasiada gente sigue viviendo esa realidad en todo el mundo. No podemos aceptar que es ‘normal’ perder mujeres y niños en ningún lugar del mundo”, añadió.


Por ello, Ban consideró que “la mejor inversión que podemos hacer” es en mujeres y niños saludables, “los cimientos que permiten a las sociedades crecer y florecer”.


El Secretario General de la ONU también indicó que las muertes maternas se han reducido a la mitad desde 1990, aunque reconoció que queda “mucho que hacer”, y pidió a otros países que sigan el ejemplo de Canadá, que este jueves prometió destinar 3.500 millones de dólares a la mejora de la salud materno-infantil en países en desarrollo.


Ban cifró en 289.000 las mujeres que mueren cada año al dar a luz y dijo que otros 18.000 niños mueren cada día, “en su mayoría de causas evitables”.