alemUn grupo de alemanes residentes en el complejo turístico La Mulata III, donde la Policía ocupó en 2012 un arsenal de armas de fuego, pidieron ayer al presidente Danilo Medina ordenar que les devuelvan los bienes incautados durante el operativo.


Arsenio Balbuena, quien habló en nombre de los alemanes Nils Nepper, Michael Salb y María Magdalena Lauer, hizo la solicitud tras acusar a las autoridades de utilizar las pertenencias que les fueron incautadas.


Criticó que los alemanes, quienes afirman que tuvieron que pagar 70 mil euros para no ser deportados del país, sólo han recibido de las autoridades un radio portátil, computadoras y cuatro pasaportes que estaban dentro de una de las cajas fuertes que se llevaron agentes de la Policía y que no les han devuelto.


Pidió al procurador Francisco Domínguez Brito ordenar a la fiscal Alba Núñez que les entregue las tres cajas fuertes confiscadas en las que tenían medio millón de euros que iban a ser utilizados para construir una escuela dentro de La Mulata III.


No confían en las autoridades


Luego de indicar que los alemanes que residen el complejo residencial sienten que sus vidas están en peligro, Balbuena explicó que hacen la solicitud a Medina debido a que no confían en las autoridades.


Expresó que la desconfianza es porque un compatriota, identificado como Klaus Dieter Müller, les dijo que fue él quien pagó a las autoridades para que realizaran el allanamiento, por el que más de 15 policías fueron apartados de las filas de la institución.