doctors-operating-room-surgery-story-topNota del editor: El Dr. Adam Blomberg es el director de educación nacional del departamento de anestesia del Sherindan Healthcare. También es el director de enseñanza clínica en el Memorial Regional Hospital, la clínica principal de anestesia de Sherindan Healthcare en Hollywood, Florida.


CNN.- La preparación para una cirugía puede ser estresante y abrumadora. Los sentimientos de ansiedad son comunes, pero no tienes que sentirte así.


Estás totalmente autorizado para hacer preguntas y buscar respuestas antes de entrar al quirófano. Tus médicos y enfermeras son tus recursos principales. Ellos están ahí para guiarte en lo que llamamos el proceso perioperatorio: antes, durante y después de la cirugía.


Desde el momento en el que se programa la cirugía hasta que tu recuperación postoperatoria se complete, deberías sentirte cómodo para hacer cualquier pregunta que tengas. Informarte es una de las mejores formas de eliminar cualquier ansiedad y hacerte más fuerte como paciente.


Las siguientes son algunas preguntas que deberías hacer mientras avanzas en el proceso:


1. ¿Tengo que someterme a esta cirugía? Antes que nada, averigua si tienes que hacerte una cirugía. ¿Es médicamente necesaria? ¿Hay otras alternativas? ¿Cuáles son los riesgos y beneficios asociados a cada opción? ¿Tu seguro cubrirá el procedimiento?


Muchas personas dependen del Internet para responder a estas preguntas. Cualquiera puede ingresar “cirugía” o “preoperatorio” en un motor de búsqueda y encontrar todo tipo de información, pero yo advierto a mis pacientes que eviten ir a la red para obtener información sobre sus cirugías.


Puedes recurrir al Internet como una guía, pero recuerda que está hecho para brindar información general, no información detallada sobre un caso específico. Cada paciente es un individuo. Y yo le recuerdo a mi familia que “los médicos no buscan cebras, buscan caballos”; no es muy probable que seas el caso poco común de “cebra” que una búsqueda en Internet pudiera mostrar.


2. ¿Dónde se llevará a cabo la cirugía, y cuál es la experiencia del centro con este tipo de procedimiento?


Después de determinar que necesitas la cirugía, tienes que pensar en dónde será llevada a cabo. Querrás considerar la experiencia y la pericia del cirujano, el personal y el hospital.


¿Tienen experiencia establecida con el tipo particular de cirugía a la que te someterás? ¿Tienes que ir a un hospital específico, o hay varios entre los cuales elegir? ¿Podría realizarse el procedimiento en un centro quirúrgico o en un centro ambulatorio?


Si tu hijo es el paciente, asegúrate de que el hospital tenga experiencia con pacientes pediátricos. Lo mismo aplica para las personas mayores.


También querrás comprobar con tu compañía de seguro médico qué instalaciones cubre. Algunos planes de seguros no pagarán un procedimiento a menos que la instalación esté “en la red”. En otras palabras, tu proveedor de atención primaria tendría que tener una relación con una instalación concreta.


3. ¿Cómo me preparo para mi procedimiento, tanto física como mentalmente?


La preparación física es sin duda la parte más importante e individualizada del proceso quirúrgico. Para algunas personas, no se necesita mayor preparación. Para otras, podría ser necesario hablar con tu proveedor de atención primaria, cardiólogo u otros especialistas.


Averigua si necesitas hacerte pruebas con anticipación, o si tienes que hacerle algún cambio a tu régimen de medicinas. Pregúntale a tu doctor acerca de comer y beber antes del procedimiento. Si fumas, averigua cómo podría afectar ese aspecto en tu preparación. Asegúrate de estar comiendo bien y durmiendo lo suficiente. Es importante cuidarte mucho antes de una cirugía.


La preparación mental también es clave. Necesitas preparar a tus familiares o amigos, porque es muy probable que necesites de su ayuda cuando regreses a casa. Asegúrate de que habrá cuidadores listos para ayudarte. No tengas las expectativas poco realistas de que volverás a tu rutina normal inmediatamente.


4. ¿Cuáles son mis opciones de anestesia?


Para muchas personas, la anestesia es uno de los aspectos más preocupantes de una cirugía. Habla con tu doctor sobre los diferentes tipos de anestesia. Algunas cirugías requieren de un tipo específico de anestesia, pero podrías tener más opciones. Si tienes la opción de elegir el tipo de anestesia, asegúrate de entender con anticipación cuáles son los riesgos y beneficios.


Sentirte nervioso por la anestesia es normal, pero informarte disminuirá tus temores. Como anestesiólogo, siempre le recuerdo a las personas que mi trabajo es despertarlas, no solo ponerlas a dormir.


5. ¿Cómo será mi recuperación?


A veces, las complicaciones son inevitables después de una cirugía, pero puedes ayudar a reducir algunos de estos riesgos al seguir las instrucciones de tu doctor y al tener los cuidados necesarios antes de entrar al quirófano.


Después de la cirugía, podrías experimentar dolor, náusea o vómitos. Pregúntale a tu doctor qué puedes hacer para aliviar estas reacciones comunes. Infórmate sobre cómo será tu esperado marco de tiempo de recuperación. Pregúntale por las opciones que tienes para el manejo del dolor.


Y asegúrate de que tus seres amados entiendan qué deben esperar en las semanas después de la cirugía. Saber qué esperar facilita el proceso de recuperación.