40500fbe663a6def437079bcdb42b00cLa periodista colombiana Virginia Vallejo, quien mantuvo un romance de cinco años con el capo del narcotráfico Pablo Escobar, aseguró que el líder del cartel de Medellín “era un pésimo amante” en una entrevista difundida este sábado, en la que también admitió tenerle miedo y haber temido por su vida.


Desde Miami, donde vive exiliada, Vallejo explicó que su amor por Escobar acabó en odio y tuvo que abandonar Colombia para “salvar la vida” tras denunciar “la complicidad con el narcotráfico de políticos muy importantes”, entre los que había expresidentes como Álvaro Uribe, Alfonso López Michelsen y Ernesto Samper.


“Por Pablo pude saber que Uribe le concedió docenas de licencias para disponer de pistas de aterrizaje. Me decía que sin la ayuda de ‘ese muchachito bendito’ estaría trayendo la pasta de coca a pie desde Bolivia”, agregó Vallejo a la revista argentina Noticias.


La periodista, autora del libro “Amando a Pablo, odiando a Escobar”, que acaba de ser reeditado en Argentina, admitió que en su relación con el capo había “muchas emociones cruzadas” y en él encontraba protección y dinero, aunque también “le tenía miedo”.


Vallejo, que en los ochenta era la presentadora televisiva más popular de Colombia, recordó que su amante se enfureció al enterarse de que le había engañado con el líder del cártel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, “porque los hombres temen que una le cuente al otro qué tal es en la cama, y Escobar era un pésimo amante”.


Según su relato, el capo narco le entregaba grandes sumas de dólares para gastarse en Nueva York y París y le hacía lujosos regalos, como un reloj Cartier con diamantes, pero finalmente le abandonó en un ataque de furia al enterarse de que a otra amante le había regalado un collar de 250.000 dólares.


La entrevistada lamentó que la serie “El patrón del mal” no muestre la realidad y criticó que a ella la “quisieran presentar como a una prostituta barata” y a Escobar como “un cerdo asqueroso con panza de gelatina”.


“El único propósito es tapar el verdadero escándalo que son los crímenes de los narcopresidentes”, concluyó la periodista.