imageVarios de los homicidios registrados en los últimos días en el país muestran visos de no ser fruto de la delincuencia común, que actúa muchas veces durante asaltos o pleitos entre bandas de antisociales.


Esos hechos, registrados en los últimos días y que han cobrado la vida de dos hombres y tres mujeres, tampoco son producto de riñas o los mal llamados feminicidios.


Al menos cinco de los últimos crímenes bien podrían catalogarse como sicariato por el modus operandi utilizado para su ejecución, pues en ellos los homicidas se han desplazado en vehículos de motor y no se han llevado las pertenencias de las víctimas, por lo que se descarta el robo y se verifica la premeditación para cometerlo.


El sicariato, que ha dejado muchas muertes sin resolver, podría estarse reactivando en el territorio nacional.


La última víctima fue el encargado de Mantenimiento y Transportación del Ministerio de Salud Pública, quien fue tiroteado ayer por desconocidos que viajaban en una motocicleta cuando se disponía a dejar en el colegio a una sobrina.


José Francisco Durán, de 43 años, fue ultimado a las 7:10 de la mañana en la calle 37 del ensanche Luperón, en el Distrito Nacional. Los homicidas le dispararon dentro de la camioneta de doble cabina Mitsubishi gris, placa EL-05188, en la que se desplazaba. Nueve de los 16 disparos le impactaron en el cuerpo. Fuentes extraoficiales señalan que Durán fue testigo de un juicio por homicidio en el 2010.


Otras víctimas


El día anterior, también hombres a bordo de una motocicleta ultimaron a una mujer en su vehículo cuando transitaba por la avenida Ecológica, esquina autopista San Isidro, en el municipio Santo Domingo Este. Zuleika Flores Guzmán, de 30 años, murió a consecuencia de tres impactos de bala.


Al informar sobre el crimen, el jefe de la Policía, Manuel Castro Castillo, refirió que “la investigación demostró que los vándalos intentaron abrir la puerta del vehículo de la dama y al no poder abrirla realizaron los disparos”. Sin embargo, residentes del lugar consideraron que el hecho se trató de una muerte por encargo, debido a que los hombres no tomaron dinero ni otra pertenencia de la dama. Sus parientes también sospechan que el homicidio no es producto de la delincuencia común.


Otra de las víctimas es el abogado Amancio Herrera Turbí, quien fue ultimado en pleno casco urbano de Santiago, el 24 de este mes, cuando iba a desmontarse de su vehículo. Las versiones refieren que el jurista iba para su oficina en la avenida Las Carreras cuando fue tiroteado por varios individuos a bordo también de una motocicleta. Por el hecho está preso, José Miguel Sarante Bretón, bajo acusación de contratar a dos sicarios para que mataran al profesional de 51 años. Supuestamente su asesinato tuvo origen en la negativa del presunto autor intelectual de pagarle al abogado la suma de cuatro millones de pesos por sus servicios en un caso que incluía una separación de bienes.


Fueron atacadas por varios hombres


El pasado sábado Adalgisa Vanessa González González, de 33 años, fue asesinada desde una yipeta por varios desconocidos. La mujer estaba frente a su casa en el sector La Barquita, en Sabana Perdida. Los homicidas pasaron a alta velocidad por el lugar, y luego el conductor se devolvió y se detuvo frente a ella y su acompañante, que tenía el rostro cubierto, le disparó. El otro asesinato fue cometido contra Teresa Sing Germán, sobrina del presidente del CMD, Pedro Sing, ultimada también de varios disparos por desconocidos que viajaban en una motocicleta.