pilotosHace un mes y medio (46 días), el vuelo 370 de Malaysia Airlines desapareció sobre el sur del Océano Índico. Este es un hito sombrío porque los abogados ya pueden intervenir.


La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos aplica una regla de 45 días que indica que los abogados tienen que esperar ese lapso para ponerse en contacto con alguna familia que haya perdido a un ser querido en un accidente de aviación.


Eso significa que las familias ya pueden presentar demandas contra el fabricante, Boeing Co., en los tribunales estadounidenses. El único problema es que no se han encontrado los restos. Es como un caso de homicidio sin cadáver.  Algunos de los familiares de los pasajeros del avión desaparecido dijeron que esperan que las vías legales hagan que surja nueva información.


“No sentimos que tenemos muchas otras opciones porque ciertamente no recibimos respuestas (sin acción legal)”, dijo a CNN Sarah Bajc, pareja de Philip Wood, pasajero del vuelo 370.


Las familias se sienten frustradas porque durante las reuniones informativas las autoridades malasias dan opiniones, pero no información.


Bajc dijo que la presión legal sobre el gobierno malasio podría obligarlo a dar a conocer la información que posee. Los abogados se han acercado a las familias para proponerles que presenten demandas compensatorias, aunque Bajc dijo que los familiares no quieren presentar demandas de ese tipo para conseguir dinero.


La búsqueda sigue, pero ‘no hay contactos de interés’


Las labores de búsqueda del martes fueron infructuosas una vez más. El robot submarino que barre el lecho marino emprendió su décima misión; sin embargo, no hubo “contactos de interés” en las primeras nueve, según el Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas de Australia.


El Bluefin 21 ha barrido casi dos terceras partes de la superficie a analizar sin haber encontrado rastros del avión perdido.


“Si no tenemos la caja negra que contiene toda la información relevante o no tenemos parte alguna de los restos, sería muy difícil fundamentar una demanda contra Boeing en cualquier tribunal de Estados Unidos”, dijo Daniel Rose, abogado experto en aviación y socio del bufete Kreindler & Kreindler.


Algunas personas argumentan que la ley federal que impide que los abogados contacten a las familias en los 45 días que siguen a un desastre aéreo no se aplica a los accidentes que ocurren fuera de Estados Unidos, en donde la Junta de Transporte estadounidense no tiene jurisdicción.


De hecho, al menos un bufete de abogados ya dio los primeros en una demanda. La abogada especialista en aviación Monica Kelly dijo que presentó en marzo una solicitud de documentos y otra información en un tribunal de Illinois como parte de una demanda contra Malaysia Airlines y Boeing. Dijo que representa a Januari Siregar, cuyo hijo iba a bordo del vuelo 370.


Aunque tal vez sea más difícil construir un caso contra Boeing, no ocurre lo mismo con Malaysia Airlines. La Convención de Montreal rige esos asuntos. De acuerdo con el derecho internacional, los familiares pueden demandar al país en el que los pasajeros compraron el boleto, aquel en donde la aerolínea tenga su sede o el de su destino final.


Sin embargo, las demandas y el dinero que podrían obtener nunca reemplazarán lo que los familiares han perdido ni responderá todas sus preguntas.


A la espera de noticias


Los representantes de Malaysia Airlines y los funcionarios gubernamentales programaron reunirse este martes en Beijing con los familiares de los pasajeros chinos, pero la sesión se pospuso. Les dijeron a los familiares que probablemente algunos expertos en tecnología chinos hablarían con ellos.


Fue el segundo día de decepciones, lo que sólo agravó la frustración.


El lunes, los familiares lloraron, rogaron y maldijeron a un diplomático malasio en la capital de China. Acudieron a una reunión en un hotel de la ciudad y ansiaban recibir información de parte de los expertos técnicos malasios, pero la ira los dominó cuando el diplomático anunció que los expertos no asistirían.


“En este punto no sabemos si están vivos o muertos. Ustedes no nos han dado pruebas directas de su ubicación real. Queremos de vuelta a nuestros seres queridos”, gritó el padre de uno de los pasajeros desaparecidos.


Redactar una lista


Los familiares redactaron 26 preguntas -muchas de ellas versan sobre asuntos técnicos- que quieren que las autoridades malasias respondan.


Entre ellas: ¿qué hay en la bitácora de vuelo del avión? ¿Pueden revisar los registros de mantenimiento del avión? ¿Pueden escuchar las grabaciones de las conversaciones que los pilotos del Boeing 777 sostuvieron con los controladores de tráfico aéreo antes de que se perdiera el contacto?


El diplomático dijo que es difícil dar respuestas a los familiares cuando cuentan con tan poca información sobre el vuelo que despegó el 8 de marzo de Kuala Lumpur, la capital de Malasia, rumbo a Beijing.


A causa de la ruta de vuelo, la mayoría de las demandas contra Malaysia Airlines se presentaría en China o Malasia. Los familiares de los tres estadounidenses que iban a bordo del Boeing 777 también pueden demandar a Malaysia Airlines en los tribunales estadounidenses.


Kelly, abogada de Ribbeck Law Chartered -bufete especializado en casos de accidentes de aviación- dijo que cree, con base en su experiencia, que los familiares podrían recibir entre 400,000 y 3 millones de dólares (5 millones 200,000 y 39 millones de pesos) como compensación por daños. Sin embargo, podrían pasar dos años antes de que puedan ver el dinero, dijo.