telexSanto Domingo.-La empresa de tecnología y publicidad online TelexFree anunció ayer que ella y algunas de sus subsidiarias solicitaron ser acogidas para el alivio bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota de Estados Unidos, lo que de inmediato causó pánico entre miles de dominicanos que han invertido miles de millones de pesos.


La demanda de amparo es en virtud del Capítulo 11 del Código de Quiebras en el Tribunal Federal de Quiebras de Estados Unidos del Distrito de Nevada, pero todavía anoche no había sido acogida.


Alguien que se identifica como Stuart A. MacMillan, director ejecutivo interino de Telexfree, envió un mensaje masivo a los promotores y clientes en el que les explica que el Capítulo 11 del Código de Quiebra proporciona la oportunidad de que la empresa fortalezca su estructura financiera y sus operaciones generales.


“Daremos este importante paso porque continuamos creyendo firmemente en nuestra empresa”, dice MacMillan en su correo.


Un esquema insostenible


El asesor financiero Alejandro Fernández W. dijo a EL DÍA que el esquema de financiamiento de Telexfree es sencillamente insostenible, pues mientras la banca privada ofrecía por un depósito en dólares una tasa de un 1% al año, esta empresa oferta 240%.


No obstante sus críticas a Telexfree, Fernández explicó que la solicitud para acogerse al capítulo de bancarrota, no significa que necesariamente la empresa cese sus operaciones.


Empero, aclaró que la solicitud le fue denegada por el tribunal, por lo que en los próximos días Telexfree deberá completar la información suministrada a la corte.


Un dominicano


De acuerdo con los datos suministrado por la empresa en el tribunal, entre los 30 principales acreedores de Telexfree figura Pedro Taveras, con una inversión de 430 mi dólares. Taveras ocupa el lugar número 13 en la lista de la empresa a nivel mundial.


En total, Telexfree dice contar con 700 mil promotores, de los cuales 150 mil son dominicanos.


Comenzó por el este


El negocio de Telexfree, que tiene poco más de un año en el país, comenzó a operar en en Higüey, la zona de Bávaro, La Romana y San Pedro, así como en la Capital, pero rápidamente se expandió a otros lugares.


Telexfree se convirtió en la página más visitada en el país, pues ofrecía grandes atractivos para los inversionistas atraídos por las grandes ventajas que ofrecía.


Una empresa humilde


Reporteros de EL DÍA fueron a una oficina donde Telexfree tiene un “centro de capacitación para promotores, en la avenida Ortega y Gasset, frente a la Plaza de la Salud.


Llama la atención que tratándose de un negocio multimillonario el local no tenga parqueos y cuente apenas con una secretaria, unas cuantas sillas y dos abanicos.


Dinero fácil, un caramelo irresistible


Para ser promotor de Telexfree es preciso hacer una inversión inicial de 1,425 dólares, equivalente a una cuenta. Se firma un contrato válido por un año.


Cada quien puede tener tantas cuentas como desee.


El único compromiso de los promotores es colocar unos anuncios online, dentro de la misma página de Telexfree, que nadie se preocupa por ver.


Lo importante, dijeron los promotores consultados, es que la empresa te reembolsa 100 dólares semanales por cada cuenta.


En teoría, en tres meses se recuperaba la inversión y de ahí en adelante todo era ganancia. Un negocio redondo… en apariencia.


Pero la propia empresa se motiva para que reinvierta en más cuentas, por lo que muy pocos han logrado recuperar su inversión.