images


Santiago.-La crisis en el suministro de agua potable causada por la sequía comienza a agudizarse en los barrios de la zona sur de Santiago, algunos con hasta un mes sin recibir el líquido.


Los días de Ana Ramona Pérez, empiezan a las 4:00 de la madrugada, en sus intentos por aprovechar la única hora de agua potable que ofrece la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN).


“Cuando me levanto pienso que voy a poder almacenar algo de agua, pero al poco tiempo se va”, expresa Pérez, residente en el barrio Los Mártires del sector Pekín.


Sus vecinos enfrentan una peor crisis, pues desde marzo, los grifos del baño y la cocina, no han visto destilar una sola gota.


En estas barriadas es común ver a familias enteras cargando agua en botellones desde las plumas de la parte alta.


Antonio Mercado, morador del barrio Cristo Rey, dice que muchas veces tiene que dejar de bañarse, porque las pocas veces que pueden comprar agua en botellones la utilizan para cocinar los alimentos.


“Cada día, el servicio es más precario y aquí no tenemos para poder comprar los camioncitos con agua”, apunta Mercado al hablar con reporteros de El Caribe. Mediante un comunicado de la Coraasan, refiere que al iniciarse la cuaresma, los ríos de los cueles se alimentan los acueductos de Nibaje y la Noriega disminuyen sus caudales, originando un déficit mayor entre la demanda de agua y la producción.


En la actualidad los, la empresa acuífera opera los acueductos de Santiago, Licey, Tamboril, Puñal, Villa González y San José de las Matas.


“Si no se presentan lluvias en los meses de abril y mayo, el déficit en la captación se incrementa al iniciarse el período de verano en junio, lo que obliga a CORAASAN a implementar programas más fuertes de racionalización del servicio”, puntualiza.


Indica que las fuentes para la captación del agua natural de estos acueductos son los ríos Yaque del Norte y Bao, que alimentan los embalses Tavera-Bao y la toma de agua en el sector de Pastor en Santiago, el Canal de Riego Ulises Francisco Espaillat, que surte de agua al municipio de Villa González y los ríos Ámina e Inoa para el acueducto de San José de las Matas.  Los acueductos de Jacagua, Los Cocos y Palmar obtienen el agua por captación subterránea.


Coraasan hace un llamado a toda la población de los municipios señalados, a realizar un uso más racional del agua para mitigar los efectos de la sequía.