imageSantiago.- La contaminación por las granjas de pollos y cerdos amenaza con hacer desaparecer el río Licey, mientras el Yaque del Norte es tomado como vertedero.


Durante un recorrido hecho por reporteros de elCaribe se comprobó que varios puntos del río Yaque son tomados como vertedero y personas lanzan allí todo tipo de basura y desechos plásticos.


Las cañadas también se ven sometidas a la contaminación causada por las distintas empresas que vierten sus desechos, o por las letrinas improvisadas de las familias que descargan las heces fecales a estos afluentes.


Entre las instituciones que han mostrado su preocupación por los niveles de descomposición que se observan en ese anunció una serie de jornadas de lucha para impedir la desaparición de los citados ríos.


El Falpo refirió que es alarmante las condiciones en que han dejado una de las pocas fuentes acuíferas de Santiago, como es el río de Licey, el cual es contaminado por empresarios desaprensivos y cuya situación pudiera causar que desaparezca con el paso de los años.


Pese a los constantes encuentros para eliminar las granjas de pollos y cerdos, proceso que se inició con la gestión como ministro de Medio Ambiente de Max Puig, nada se ha hecho para detener los desmanes.


La contaminación en el Yaque no sólo es provocada por las empresas que descargan aguas negras y químicos, sino por la basura lanzada en todo su cauce, incluso en las inmediaciones del Palacio de Justicia. Lo mismo ocurre debajo del puente Hermanos Patiño, que está contaminado por las familias que han levantado barrios improvisados a todo lo largo de la ribera del río.


“Lo que está pasando con el río Yaque es un verdadero crimen, está contaminado en todas sus partes”, expresó Apolinar Durán, residente en la zona.


En tanto, que los problemas en la piel y gastrointestinales comienzan a ser común en las 50 familias que habitan un largo trecho de la ribera del río Gurabo, debido a los altos niveles de contaminación y hacinamiento del lugar.


De acuerdo a un estudio realizado por la Sociedad Ecológica del Cibao (Soeci) para medir el caudal se estima que es de 0.23 metros cúbicos por segundo y que el 80 por ciento son aguas residuales. El estudio revela que los niveles de contaminación del afluente son muy altos.


Debido a los elevados niveles de contaminación los organismos de socorro prohibieron, durante el asueto de la Semana Santa, que sean utilizados algunos balnearios del río Yaque.


El que mayor peligro representa para la salud de los bañistas es  el tramo comprendido entre el sector Yapur Dumit hasta La Otra Banda y Rafey. Esos niveles de contaminación también se dan en los canales de riego y en algunos tramos, el cauce del río permanece arropado por materiales plásticos.


Esas dificultades se pusieron de manifiesto durante la búsqueda del cuerpo del comerciante mocano Ramón Sánchez en dos pequeños puentes o badenes, de Navarrete que están tapados por la gran cantidad de basura.