imageSantiago.- Mientras el alcalde de Santiago, Gilberto Serulle, promueve los programas de obras no consensuadas, aumentan las quejas por el deterioro de las calles y avenidas. Aún con las intervenciones del Ministerio de Obras Públicas, el deterioro de las calles y avenidas de Santiago es el centro de quejas de ciudadanos y ciudadanas, que reclaman mayor atención de las autoridades, ante la falta de un sistema de bacheo eficiente.


Tanto las calles de los barrios, como de las avenidas en el centro urbano, tienen un deterioro que ha ido en aumento, mientras el alcalde Serulle, mantiene la prédica de que su gestión es una de las que más responde a las necesidades de los munícipes.


En avenidas como las 27 de Febrero y Salvador Estrella Sadhalá; en las del Centro Histórico, la Restauración, Benito Monción, Salvador Cucurullo, son sólo algunos de los ejemplos del descuido de las autoridades locales con las vías.


Los puntos más críticos de avenidas y calles


En otros puntos de la ciudad, se ubican vías en mal estado como la avenida Valerio, calle Máximo Gómez, Eladio Victoria y áreas vecinas a la zona del mercado del Hospedaje Yaque, según pudo observar elCaribe. En urbanizaciones como El Despertar, Villa Olga, La Esmeralda y otros sectores de clase media, también padecen la precariedad de transitar por sus calles, donde la falta de mantenimiento se ha convertido en la regla.


En la actualidad, el departamento de bacheo se lleva RD$223,217.10, mensualmente, producto del pago a 34 personas en la nómina.


El regidor Domingo Ureña dijo que este equipo sólo se activa para hacer algunas correcciones dirigidas, no masivas, porque en las calles se recurre a servicios de particulares.


Alcaldía no tiene logística para relleno de calles


El regidor Domingo Ureña agregó que la Alcaldía, cuando suele hacer una de estas correcciones, compra el asfalto y lo colocan de manera informal, porque tampoco tienen la logística para este tipo de trabajo. Para conocer la situación del programa de bacheo del Ayuntamiento local, el equipo de elCaribe procuró contactar el director del departamento, pero no fue posible.