chikun-300x196Los casos de Chikungunya continúan propagándose por San Cristóbal, provincia del sur de la República Dominicana, mientras los expertos aseguran que se están tomando las medidas de prevención para evitar la reproducción del mosquito y la aparición del virus en el resto de la nación caribeña.


“Hay un brote con muchos afectados”, confirmó hoy a EFE el director provincial de Salud Pública de la provincia de San Cristóbal, Manuel Hilario.


Los primeros casos se dieron la semana pasada en Nigua (San Cristóbal), donde las autoridades iniciaron un plan de respuesta, y donde según sostuvo Manuel Hilario la enfermedad “está controlada” y los casos “han disminuido”.


Sin embargo, Hilario expresó que han empezado a aparecer casos en los municipios de San Cristóbal y Haina de la misma provincia.


El director provincial de Salud de San Cristóbal aseguró que en la zona se están adoptando las medidas recomendadas de prevención para evitar la reproducción, “vamos casa por casa para explicar las medidas que deben tomar”, entre las que destacó la importancia de mantener el agua tapada, y utilizar repelente y mosquitero.


Por otro lado, explicó que detectaron que los tanques que almacenan agua tenían “gusarapo”, larva que se transforma en el mosquito infectado, por lo que echaron cloro en las paredes internas por encima del nivel de agua para la eliminación de los focos.


Según apuntó Hilario, están informando y explicando en los hogares que el agua se debe almacenar de la forma adecuada y utilizando cloro, ya que detectaron que esto no se estaba haciendo.


El Aedes aegypti se cría en sitios donde hay agua, los huevos se mojan y sale una larva que en algunos días más se transforma en mosquito.


Este fin de semana se llevó a cabo una jornada de fumigación en los municipios de Nigua y Haina para erradicar criaderos de mosquitos y así evitar que el virus Chikunyunga se propague.


La Empresa Generadora Hidroeléctrica Dominicana (Egehid) y la Oficina de Gestión Senatorial (OGS) de San Cristóbal fumigaron viviendas, calles, callejones y solares baldíos.


No obstante, Hilario sostuvo que no se trata solo de fumigar, sino que hay que eliminar los focos y prevenir la reproducción del mosquito.


Por su parte, el ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo Núñez, señaló hoy que en el país hay condiciones óptimas para la existencia de Aedes aegypti y otros vectores (insectos o parásitos) debido a los recipientes utilizados para el abastecimiento de agua en los hogares y la acumulación de éstos al aire libre, esencialmente en los sectores más vulnerables.


En ese sentido, el titular de Salud llamó la atención de la ciudadanía, las alcaldías y diversos sectores a fin de aunar esfuerzos para erradicar el Aedes aegypti.


El director del Centro de Enfermedades Tropicales, Jose Manuel Puello, confirmó a EFE que se está llevando a cabo una coordinación internacional para la erradicación de los vectores y que se están compartiendo experiencias entre los diferentes países de la región.


Las autoridades se mantienen en contacto y colaboración con la Organización Mundial la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y diferentes agencias de cooperación.


Puello explicó que el Chikungunya es una enfermedad nueva para la región, que apareció por primera vez en Tanzania en la década de 1950.


En diciembre del año pasado se detectaron los primeros casos en el Caribe, en la isla de Sint Maarten, José Manuel Puello indicó que entonces se desarrolló un plan de preparación y respuesta ante la eventual introducción del virus Chikungunya en las Américas.


Manuel Hilario, también comentó que el Chikungunya “no es tan letal, no llega a matar a casi nadie”, pero es muy virulento y si pica el mosquito es fácil adquirir la enfermedad.


Se trata de una enfermedad nueva para la que no existe un medicamento específico, ni una vacuna que la prevenga, por lo que la lucha contra estos padecimientos se centra en evitar la reproducción del mosquito que las produce, mantuvieron los expertos.