140403173940_left_handed_girl_304x171_thinkstockNuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, con el izquierdo a cargo de la mitad derecha del cuerpo y el derecho responsable de la mitad izquierda.


Pero el hemisferio cerebral izquierdo es también el centro especializado en el lenguaje. El procesamiento del lenguaje implica un delicado control motriz, así como la habilidad de trabajar con secuencias de tiempo muy precisas.


Ambas capacidades resultan útiles también para la destreza manual.


A medida que el ser humano ha ido desarrollando un uso del lenguaje sofisticado, el hemisferio izquierdo parece haberse vuelto más efectivo para coordinar el costado del cuerpo que está bajo su control, y así es que tendemos a favorecer el uso de ese costado (el derecho).


La razón por la que la condición de zurdo no ha sido eliminada por completo en el proceso evolutivo de los humanos es porque históricamente ha permitido sacar ventaja en combates mano a mano, con oponentes que esperan que el golpe certero venga siempre de la mano derecha.


Así, ser zurdo es evolutivamente efectivo porque es inusual, por tanto la selección natural ha mantenido esta condición en el orden del 10% de la población humana total.