AirLa clase media cambia sus hábitos también en su forma de viajar. Tras la devaluación y el aumento del 20% al 35% en el recargo a las tarjetas, se derrumbó un 20% la venta de paquetes para volar al exterior, pero creció el turismo “premium” dentro del país.


“El año pasado hubo un mercado estimulado por el dólar oficial barato que ahora se terminó. El que quería irse a Miami, ahora se queda y piensa en dos o tres escapadas de buen nivel”, le explica al diario Clarín un ejecutivo de la agencia de viajes Asatej.


“Esa tendencia ya la vimos en el verano en Mar del Plata: el Hotel Provincial tenía ocupación plena a fines de enero, y otros de cinco estrellas también estaban muy bien, mientras que en el mercado de alquileres y de hoteles de menor categoría el balance no era tan bueno”, agrega el secretario de Turismo de la Provincia, Ignacio Crotto.


El análisis se conjuga con un dato que reveló días atrás el presidente de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAAVyT).


“Personas que dedicaban su ingreso disponible a viajar, ahora tienen otras alternativas: pueden ahorrar en dólares o se inclinan por plazos fijos”, analizó Fabricio Di Giambattista, presidente de la AAAVyT.


La descripción se condice con lo que economistas expertos en consumo caracterizan como una clase media más prevenida, inquieta por el acecho de la inflación sobre sus ingresos y por cuál va a ser la evolución de la economía. “La clase media es la que dejó de comprar”, aseguró Di Giambattista.


Dentro del rubro, el turismo empaquetado, que suele vender pasajes aéreos con el hotel, fue el más golpeado, por lo que los operadores que se dedican a armar esos viajes son los más preocupados en el sector.


En un escenario en el que bolsillo del ciudadano está cada vez más apretado y en el que la inflación es una preocupación constante, los gastos se condicionan por la incertidumbre sobre el futuro de la economía.


Sin embargo, el sector turístico asegura que los números con relación a los viajes dentro del país se mantienen en los mismos niveles.


“El turismo dentro del país se mantiene en los mismos niveles que el año pasado”, afirmó Guido Glikin, gerente general de Despegar.com, el mayor vendedor de viajes del país.


“Nosotros notamos que está cambiando la proporción. Antes los hoteles boutique y de cinco estrellas tenían una fuerte presencia de extranjeros y ahora la ecuación se está emparejando: crecen las reservas de argentinos”, explica Adrián Bertini, responsable de Relaciones Institucionales de los hoteles de la cadena Panamericano y otros del segmento “premium”.


De todos modos, el panorama tiene una cuota de incertidumbre si se mira la foto de lejos. “Este año observamos un menor movimiento turístico para Semana Santa con respecto al año pasado. En viajes al exterior las ventas cayeron, pero hay un crecimiento en vuelos y hoteles dentro del país”, explicó la gerente comercial de Despegar.com, Paula Cristi.


El balance definitivo se conocerá después de la festividad. En esta fecha, el 90% de los viajeros se desplaza en auto. Y en los sectores de ingresos medios, muchos turistas definen su destino poco antes de cargar el coche, basándose en los precios en promoción y el clima. En ese segmento, el aumento de las naftas -el litro de súper YPF pasó de $8 a fines del año a los más de $10 actuales- podría obligar a moderar kilómetros o a compensar limitando otros gastos.


Los destinos más buscadosAunque las empresas no proporcionan datos sobre sus niveles de venta, en Despegar.com se ubica al tope del ranking Bariloche.


“Antes se tenía la percepción de que era una ciudad solamente para el invierno, pero amplió mucho su oferta”, dijo Bertini. Esa ciudad, por otra parte, logró sacarse el mote de “destino estudiantil” y ahora ofrece experiencias cinco estrellas entre lagos y bosques, sin dejar de lado otras opciones más accesibles. Cerca, está la exclusvia Villa La Angostura.


Desde Asatej especifican: “Salta es un destino que crece por la oferta cultural y los viñedos más altos del país, en Cafayate”. De hecho, el secretario de Turismo salteño, Rodolfo Antoneli, le dijo al matutino que ya está asegurada una ocupación hotelera cercana al 100%. Tandil, clásico de Semana Santa, también estará a tope. Calculan que llegarán 250.000 personas.


Pero para las agencias uno de los destinos que va a dejar más ganancias es la ciudad de Buenos Aires. “Desde el Interior es visto como un viaje ideal para Semana Santa”, dice Cristi y apunta que aquí hay un nivel alto de reservas en las propuestas de cuatro estrellas.