CaptureSanto Domingo.-Como miles de personas, la joven Madelin Merán, de 25 años, se fue a disfrutar esta Semana Santa a la playa de Boca Chica, pero nunca se imaginó que en ese lugar, mientras disfrutaba de un rico baño, un pez león la atacaría mordiéndola en su mano izquierda.


La agresión del pez provocó que fuera trasladada al hospital traumatológico Doctor Darío Contreras.


La mujer fue atendida en el centro hospitalario y no fue necesario internarla, pues aunque el pez emite un veneno, no es letal al ser humano.


El pez león es una especie marina originaria de arrecifes de coral del océano Índico y zona occidental del océano Pacífico, pero en los últimos años ha invadido el Caribe y tiene presencia en el país.


Sus largas espinas dorsales y pectorales son venenosas y la picadura puede ser muy dolorosa, pero no mortal. Es altamente depredador de larvas y especies marinas pequeñas que habitan en nuestras costas, afectando las especies nativas y endémicas .


Esta situación es una amenaza importante para el equilibrio de los sistemas costeros, marinos y hasta para la economía de pescadores que ven eliminadas sus potenciales pescas.


Puede alcanzar entre 30 y 40 centímetros de largo en su adultez, mientras que los juveniles miden menos de 2 centímetros.
Sabroso para comer.


La masa del pez león es rica y contiene un gran valor nutricional, de ahí la importancia de que la población lo consuma masivamente, además de que esto serviría para controlar la depredación que causa.


Para cocinarlo se deben remover las espinas dorsales desde su tronco, de manera longitudinal, siempre utilizando utensilios de cocina. Luego se corta la aleta caudal (la cola), anal y pectorales desde la base evitando contacto.