imageWASHINGTON.- El presidente Barack Obama advirtió este lunes que en la sociedad estadounidense no hay lugar para violencia religiosa, un día después de que un hombre armado y con supuestos antecedentes antisemitas matara a tres personas en un centro judío en Kansas (centro de EE.UU.).


“Nadie debería preocuparse por su seguridad cuando está reunido con sus compañeros de credo. Nadie debería temer por su seguridad cuando va a orar”, dijo Obama desde la Casa Blanca.


Fuente: AFP