imageDos reclusos murieron ayer por distintas causas en la cárcel de Higüey y el  Centro de Corrección y Rehabilitación “Anamuya”, decesos que se suman a otros dos que anteriormente se habían producido en esos centros en enero y marzo.


Angely Martínez, de 28 años, murió por una anemia severa, mientras que José Pérez, de 27 años, falleció luego de recibir golpes por parte de otros reos.


Martínez y Pérez se suman a Rafael Liriano, de 35 años, quien falleció el pasado nueve de enero supuestamente afectado de cólera.


Mientras que Bartolo Mota Ogando, quien cumplía prisión preventiva en el Centro de Corrección y Rehabilitación Anamuya, falleció en marzo tras padecer problemas de salud en el referido centro.


En febrero pasado el procurador general de la República, Francisco Domínguez Brito, ordenó el traslado de cientos de reclusos de la cárcel pública de Higüey luego que se vieran afectados de una rara enfermedad en la piel por las condiciones de insalubridad de ese centro.


De acuerdo a las denuncias hechas por los propios afectados en ese entonces, las erupciones que presentaban se debían a la poca higiene que tenía el lugar.


Moradores de Higüey han expresado indignación porque cada día mueren más reclusos en las cárceles a causa de la sobrepoblación y el hacinamiento en que se encuentran.


De igual manera esperan que Domínguez Brito, construya una cárcel preventiva en esta provincia, ya que aseguran que una celda de diez metros cuadrados con  capacidad para 20 reclusos, actualmente tienen 300.