ObreroAdemás de no proveer a los trabajadores municipales de la indumentaria y los instrumentos necesarios para recoger los desperdicios sólidos, varios ayuntamientos, principalmente del interior del país, tampoco han incorporado a sus obreros al Sistema de Seguridad Social.


Así lo reveló el director ejecutivo de la Federación Dominicana de Municipios, (Fedomu), Víctor D´Aza, quien atribuye el incumplimiento a que varios cabildos no disponen de los recursos suficientes para hacer frente a los compromisos establecidos en la ley 87-01, que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social.


Sostiene que muchos alcaldes, cuyos nombres no especificó, encontraron deudas acumuladas que le generan intereses de aproximadamente un cuatro por ciento diario, por lo que su pago se torna inalcanzable.


“El tema de la seguridad Social es una preocupación de la Federación Dominicana de Municipios, porque luchamos por una amnistía, que la logramos, y parece ser que ahora tendremos que tratar de que se haga otra amnistía. Para que con los aumentos que pudieran haber, producto del nuevo pacto que se va a firmar con el Poder Ejecutivo, especialmente para que se les transfiera capacidades a los ayuntamientos, puedan tener mayores recursos para reaccionar a estos problemas que son vitales en la administración pública a nivel local”, afirma.


Tampoco tienen seguro de riesgos laborales


La misma preocupación la externa el presidente de la Confederación de Unidad Sindical (CNUS), Rafael Pepe Abreu, quien sostiene que además de no tener seguro médico, los obreros tampoco cuentan con seguro de riesgos laborales, aún cuando el trabajo que realizan entraña grandes riesgos.


“Usted se encuentra con que los ayuntamientos tampoco pagan los riesgos laborales. Un trabajador, por ejemplo tiene un accidente laboral y la cuota de riesgos laborales que deben pagar las compañías, muchas veces no las están pagando. Y cuando el trabajador se accidenta se encuentra con la desgracia de tener que ir a parar a un hospital público”.


El mismo drama lo experimentan a la hora del retiro, cuando sin fuerzas y abatidos por la enfermedad, los trabajadores no son retribuidos con pensiones dignas.


Pepe Abreu afirma que ejemplo de ello es el Ayuntamiento del Distrito Nacional, donde asegura se pagan las peores pensiones de todo el sistema.


El dirigente sindical afirma que esta situación amerita necesariamente una revisión y que a la hora de que los cabildos distribuyan las partidas presupuestarias se les ponga mayor atención a los encargados del aseo urbano y se deje de usar los recursos para beneficiar a personas que muchas veces no tienen vínculos laborales con la municipalidad.


No se mira hacia abajo


“Las salas capitulares de los ayuntamientos, una de las cosas que hacen cuando se distribuyen los presupuestos es que se asignan partidas para aumentar a los regidores, a los empleados de determinadas categorías, pero casi nunca se acuerdan del tema de los obreros, que son fundamentales, que son los que se enfrentan a la cotidianidad de bregar con los desperdicios que la ciudadanía va dejando”, dijo Abreu.


Subraya que los ayuntamientos tienen un comportamiento un tanto irresponsable con su personal, sólo con excepción de los regidores y los altos cargos, “De ahí hacia arriba, pero no se mira mucho hacia abajo”.


En el caso de las empresas contratistas, Pepe Abreu señala que muchas de ellas son inestables y tratan de evadir sus responsabilidades creando una compañía central y otra subsidiaria, que es la que asume la contratación del personal y son las que dan respuesta a una concluyente que se presente con los trabajadores.


En términos salariales, plantea que tampoco se ha podido establecer una tarifa para regular los salarios de estos empleados, acorde al tamaño de la empresa recolectora, por lo que los salarios no se ajustan a los mínimos establecidos.


En medio de tantas precariedades y sinsabores, los trabajadores municipales tampoco están organizados en un colectivo para reclamar sus derechos.


Temen sindicalizarse


Pepe Abreu señala que en una oportunidad la CNUS intentó sindicalizar a obreros de este sector, pero imbuidos muchas veces por el tema político o por el riesgo a ser despedidos muchos desistieron de la idea. “Sin tomar en cuenta que la vida se les va muchas veces laborando en esas condiciones, que en definitiva llegan a la vejez en un estado de frustración prácticamente, y sencillamente no tienen nada, se van sin nada en la mano y eso es lo que hay que hacerles entender”, afirma.


El director ejecutivo de Fedomu y ex alcalde del municipio de Villa González, afirma que los ayuntamientos deberían estipular en los contratos con las empresas recolectoras una cláusula que les obligue a mantener a los recursos humanos dedicados al aseo urbano con guantes, uniformes y demás artículos que les faciliten su labor, y en aquellos casos en que el servicio no esté privatizado que los cabildos contemplen en sus presupuestos partidas para estos artículos. l


“El tema de la seguridad Social es una preocupación de la Federación Dominicana de Municipios, porque luchamos por una amnistía, que la logramos, y parece ser que ahora tendremos que tratar de que se haga otra”.”


Víctor D´Aza
Dir. Ejecutivo Fedomu


“Un trabajador, por ejemplo, tiene un accidente laboral y la cuota de riesgos laborales que deben pagar las compañías, muchas veces no las están pagando”


Rafael Abreu
Presidente CNUS


Trabajadores expuestos a enfermedades


Víctor D´Aza está consciente de las enfermedades a las que se exponen los obreros municipales, como el dengue, la leptospirosis y toda suerte de males infectocontagiosas que trasmiten los vectores que están alrededor de los vertederos y camiones recolectores.


“Son agentes multiplicadores de esas enfermedades, porque cuando llegan a sus casas con esa ropa, que generalmente es la que repiten cada día, exponen a sus hijos, a sus esposas y es una situación que debe ser prevista, y que los mismos estén vacunados periódicamente”.


Afirma que cuando fue alcalde cumplía con todos estos requerimientos y que siempre les exhorta a los alcaldes a que tomen en cuenta estos trabajadores.