imageSantiago.- “Marcos Martínez es un preso de su delincuencia, porque él actuó como un delincuente utilizando documentos falsos”.


Con esas palabras, la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño de Fernández, rechazó la acusación del comunicador y abogado Marcos Martínez, quien es un preso político de ella y del expresidente Leonel Fernández.


Previo a la firma de un acuerdo con el Centro León, la funcionaria dijo que si Martínez se considera un preso, debe ser de la justicia.


En febrero del 2012, el comunicador acusó a la entonces primera dama y candidata vicepresidencial de poseer una cuenta con 43 millones de euros en un banco de Dinamarca.


A principio de este mes, la jueza Clara Vargas, del Segundo Juzgado de la Instrucción, impuso impedimento de salida,  presentación periódica y el pago de 800 mil pesos en efectivo como garantía económica a Marcos Martínez.