imageBrasilia.- La presidenta Dilma Rousseff afirmó hoy que el Marco Civil brasileño de Internet constituye un ejemplo para avanzar hacia una gobernanza global del espacio cibernético abierto, multisectorial, multilateral, democrática y transparente.


“Somos el primer país del mundo en tener una ley que consolida internet como un espacio libre y democrático, que es esencial para la participación social, para la innovación y, principalmente, para el ejercicio ciudadano”, destacó Rousseff en su acostumbrado programa radial de cada lunes “Café con el Presidente”.


Puntualizó que esta norma recibió agasajos y fue considerada como un patrón para el perfeccionamiento y la democratización de la gobernanza global del ciberespacio en la reunión sobre este tema celebrada la semana pasada en Sao Paulo.


Para Rousseff, Brasil cuenta ahora con un instrumento efectivo para garantizar la libertad de expresión, el respeto a la privacidad de las personas y empresas y de los derechos humanos.


Y estos son principios que las naciones deben tener en cuenta de inmediato frente a los recientes episodios inaceptables y condenables de vigilancia y espionaje en la red, subrayó la mandataria en alusión directa a Estados Unidos.


El concepto básico de esta ley nacional, la cual entrará en vigor a finales de junio próximo, es que internet no tiene propietarios, pertenece a todos y se rige por reglas claras que aseguran la neutralidad en la red y la privacidad de datos de los brasileños, aseveró.


Esto es muy importante porque significa que los datos de los usuarios nacionales, almacenados por los proveedores de Brasil o extranjeros deben ser protegidos, incluso si están en otro país, enfatizó.


Cualquier ciudadano o empresa que divulgue informaciones personales de otro individuo sin su consentimiento puede ser condenado, agregó.


La jefa de Estado destacó que esta legislación permite asimismo eliminar imágenes no autorizadas que contengan, por ejemplo, escenas de pedofilia y desnudez.


Se trata -dijo- de un problema que afecta principalmente a las mujeres, víctimas de robo de datos o incluso de la venganza practicada por una expareja, un excompañero, indicó. En este caso, el afectado puede solicitar la salida del aire de lo publicado directamente a la empresa, la cual puede ser penada si no lo hace, señaló.