imageCABO CAÑAVERAL (AP).- Robonaut, el primer humanoide en el espacio, finalmente recibirá sus piernas. Durante tres años se las ha tenido que arreglar de la cintura para arriba. Este nuevo par de piernas significa que el robot experimental -que estaba en un pedestal- tendrá movilidad en la Estación Espacial Internacional.


“Las piernas van a ampliar realmente los horizontes del robot”, dice Robert Ambrose, del Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston.


Es el nuevo paso importante que da la agencia en sus esfuerzos por brindar ayuda con robots a los astronautas.


Con piernas, el robot de 2.44 metros de estatura va a poder subir por cualquier parte de la estación, realizar labores de limpieza y tomar objetos para los tripulantes.


Las piernas de Robonaut, que pueden doblarse como las de un contorsionista, viajaron empacadas en la cápsula Dragon de SpaceX que ayer se acopló a la estación.


Robonaut 2 -R2 para abreviar- las estuvo esperando. “¡Las piernas están en camino!”, dijo antes en un mensaje en su cuenta en Twitter, @AstroRobonaut (realmente es un portavoz del Centro Espacial quien está tuiteando).


Hasta que una mochila con batería llegue en otro embarque este año, el robot necesitará un cable de extensión para utilizar sus piernas, lo que limitará el área de pruebas al sector estadounidense de la estación. Las pruebas comenzarán en unos meses.


Piernas de tentación


Cada pierna -de 1.45 metros de longitud- tiene siete articulaciones. En lugar de pies cuenta con agarres, cada uno con una linterna, una cámara y un sensor para generar mapas en tercera dimensión. “Imagínense pies de mono con ojos en la palma de cada pie”, dice Ambrose.


Los ingenieros de la NASA basaron el diseño en las ataduras usadas por los astronautas en las caminatas espaciales. El desarrollo de las piernas costó seis millones de dólares y se requirieron otros ocho millones para construirlas y probarlas.


Las pinzas se agarrarán a pasamanos dentro de la estación espacial, lo que liberará las manos del robot para trabajar y llevar cosas. Se desplazará lentamente, apenas centímetros por segundo. Si el Robonaut choca con algo, hará una pausa. Un buen empujón lo apagará.


Robonaut ha demostrado que puede medir el flujo en los filtros de aire, “una tarea realmente fastidiosa para humanos”, explica Ambrose. Una vez con movilidad podrá hacerse cargo de esa tarea en toda la estación.


El modelo de próxima generación, actualmente en desarrollo y con posible lanzamiento en 2017, saldrá en caminatas espaciales.


Un robot no necesita tanques de oxígeno ni sofisticados trajes espaciales. Nunca se cansa ni aburre. Puede permanecer en el espacio exterior por días, semanas o meses, mientras que los astronautas están limitados a caminatas espaciales de ocho o nueve horas.


NASA Despedida


Este fin de semana se informó de la muerte de John C. Houbolt, figura crucial en la llegada de Estados Unidos a la Luna en 1969.


Enfermedad


El ingeniero estadounidense tenía 95 años y murió el martes pasado por complicaciones del mal de Parkinson en un asilo en Scarborough, Maine.


Reconocimiento


Se le reconoce principalmente por haber convencido a la NASA a principios de la década de 1960 de que se enfocara en el envío a la Luna de una tripulación en un módulo desde la órbita lunar y no en un cohete que despegara de la Tierra o una nave que orbitara el planeta.