imageAutoridades dicen se preparan ante posible expansión del virus .


Nigua, San Cristóbal.- Personas encorvadas por dolores en las articulaciones, otros abrigados y niños temblando con calentura en el cuerpo, síntomas del virus chikungunya, es parte de lo que se observó ayer en el área de emergencias y en la sala de espera del hospital municipal María Paniagua, del municipio de Nigua, en la provincia de San Cristóbal.


Allí las autoridades del centro tuvieron que abrir algunos consultorios médicos para atender a los pacientes que sobrepasaban la capacidad de la emergencia. La directora del hospital, Flor Paredes, dijo que siguen llegando pacientes, no sólo de Nigua, sino de Hatillo y otras comunidades cercanas, pero que son menos que los que recibían hace tres semanas.


Argumentó que muchos de los que estaban ayer son personas que ya han asistido y que, debido a que el virus tarda alrededor de ocho días en curarse, vuelven porque sienten dolores en el cuerpo. Sostuvo que en sus estadísticas, cuyos números no ofreció, confirman que el virus está disminuyendo.


El chikungunya se trata de manera ambulatoria, suele aparecer entre cuatro y ocho días después del contagio y tarda varios más en curarse. No hay vacunas ni tratamientos específicos contra la enfermedad que provoca la picadura del mosquito Aedes  aegipty, el mismo que causa el dengue.


Paredes dijo que tienen más de tres semanas interviniendo los barrios para detener el brote del virus.


Haina


El fin de semana fueron atendidos alrededor de 150 pacientes en el hospital de esta localidad, algunos que ya habían estado antes, dijo el director del establecimiento, Guillermo Dicló, quien aseguró que la frecuencia de casos también descendió.


Informó que el hospital se mantiene con refuerzo médico y abastecido de medicamentos, y que el personal sanitario se involucró con la comunidad en la realización de jornadas de limpieza y de orientación para prevenir la enfermedad.


Mientras tanto, las autoridades del Ministerio de Salud Pública esperan que el chikungunya se extienda a otras localidades del país, como sucede con el dengue. En ese orden, dispuso que en los principales hospitales hayan unidades de atención a febriles, con la intención de captar de inmediato a las personas con fiebre y síntomas
del virus.


Reiteró a la población mantener la higiene, como es no guardar objetos con agua sin la debida cloración y cobertura, cambiar el agua de los floreros y no acumular recipientes que sirvan de reservorios al zancudo.


Asimismo, recomendó al personal de salud y voluntarios que se trasladen a zonas de riesgo o donde haya brotes, el uso de repelentes, pantalones largos y camisas de mangas largas, así como colocar mosquiteros en las ventanas y encima de sus camas, para evitar picaduras del insecto transmisor.