Hace 10 años, la piscina olímpica de La Vega era el escenario donde una gran cantidad de jóvenes practicaban la natación como deporte de alto nivel. Hoy el complejo acuático es un almacén de mugre y desperdicios. La piscina olímpica lleva varios años siendo víctima de un progresivo deterioro a gran escala, producto del saqueo casi total de su estructura, enclavada en el complejo deportivo de esta ciudad.


Los jóvenes que allí nadaban, hoy se llevan una mala imagen de quienes un día les prometieron un mejor espacio para ejercitarse, pero ante esta situación optan por otras opciones de deportes o irse lejos a nadar. Hay muchos de ellos que se van a Santiago o en cambio se trasladan al club Valle Verde o en su defecto a la presa de Rincón.


“Les hacemos un llamado a los responsables de esta obra a que vengan a concluirla. Antes, todo el mundo se sentía contento nadando porque era un espacio para ejercitarse. Ahora tenemos que irnos para los ríos, muchas veces a más de 30 kilómetros de la ciudad a nadar, donde muchos de nosotros no tenemos medio para movilizarnos y optamos por irnos tomando bola con el riesgo de tener un accidente”, expuso Juan Carlos del Valle.


En las crecidas hierbas fue notoria la presencia de varias gallinas y pollos recorriendo el abandonado lugar, así como convertirse en un criadero de mosquitos. Deportistas de la zona, quienes declinaron identificarse por temor a represalias, denunciaron que en la piscina se lo han robado casi todo, y que sólo se han salvado los carriles de competencias y algunos inodoros.


Revelaron que del edificio de la piscina olímpica los ladrones han sustraído las persianas, las cuatro bombas que alimentaban el sistema de agua, las losas, el transformador eléctrico y las computadoras.


Alto costo


El director provincial de Deportes de La Vega, Luis López, expresó a elCaribe que hace tres años, la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) fue en auxilio de la piscina, pero que los trabajos cesaron más tarde.


“El problema de la piscina es grave y data de muchos años”, dijo López. “La Oficina Supervisora tiene una responsabilidad con el Gobierno. El propio ministro de Deportes (Jaime David Fernández Mirabal) ha mostrado preocupación por el estado en que se encuentra esa instalación”, agregó. La piscina olímpica de La Vega fue construida en 1975 por el entonces presidente de la República, el fenecido doctor Joaquín Balaguer.


Hace algunas semanas, Fernández Mirabal remozó todo el entorno del complejo deportivo, pintó las instalaciones de color verde y podó algunas áreas del recinto que cuenta con varias instalaciones entre estas el palacio de los deportes Fernando Teruel, el estadio de béisbol, salones de karate, judo, pesas, taekwondo y ajedrez. También canchas de volibol, un estadio de fútbol con un corredor de atletismo, así como un área para practicar monturas de bicicletas, motocross y otros deportes extremos.