imageEstá en caso Paya; la droga pertenece al cártel Los Urabeños, y la traen de Perú.


SANTO DOMINGO.- El colombiano Andrés Berroa y/o René Rueda Martínez (a) El Capi, quien cumplió una condena de cinco años en Najayo por su participación en el caso Paya, donde en agosto del 2008 siete personas fueron fusiladas durante una operación de narcotráfico, fue apresado la noche del lunes pasado por la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) y la DEA cuando, a bordo de una lancha rápida, intentó entrar al país con 600 kilogramos de cocaína procedentes de Sudamérica.


Estos 600 kilos, junto a otros decomisados días atrás, pertenecen al cártel colombiano denominado Los Urabeños, de Urabá, una organización compuesta por narcotraficantes tipificados como muy sangrientos, y que integran una banda paramilitar que opera en la selva colombiana.


Los Urabeños forman parte de la entidad conocida como Organizaciones Integradas al Narcotráfico (ODIN), y comparten el escenario del narcotráfico con otras bandas consideradas narcoterroristas, entre las que se encuentran Los Rastrojos.


Los últimos alijos que llegaron al país en contenedores por el Puerto Multimodal Caucedo y Haina Oriental, proceden de Perú, donde opera una organización narcoterrorista integrada por peruanos, mexicanos, ecuatorianos y colombianos, que son los encargados de recibir los cargamentos que envían Los Urabeños, para luego transportarlos a la República Dominicana, país usado como puente para llegar a su destino final, que es Europa o los Estados Unidos.


Este alijo eleva a 1,500 kilogramos los decomisados en los primeros 24 días del mes de abril, lo que resulta un récord de la DNCD en cuanto a incautaciones de droga en menos de 30 días.


Junto a Berroa fue detenido en aguas internacionales próximo a las costas de Barahona, el dominicano Juan Carlos Félix, y ambos fueron llevados a Tampa, Florida junto al cargamento de cocaína.


También ha sido incautada la suma de RD$6,907, 724.20, además de 15 detenidos, lo que ha convertido al organismo antidroga en un dolor de cabeza para los cárteles de peruanos y colombianos que tratan de utilizar los puertos de la República Dominicana para llevar la cocaína a los Estados Unidos o Europa.


Recientemente fueron apresados los dominicanos Winston Liriano, primer teniente de la Policía, el sargento Guillermo Adriano Ruiz Quezada, de la misma institución, Aníbal Enrique Gil. del Ejército de la República Dominicana y el raso Edwin Osaily Cornielle, también de la Policía.


El tres de abril, en Sabana de la Mar, agentes de la DNCD decomisaron 19.4 kilogramos de cocaína, y por este hecho los oficiales apresaron a Argenis Emilio Mendoza Pérez, residente en Puerto Rico, y a Arturo Rodríguez López.


A estos dos últimos, también les ocuparon una guagua Ford Econol, también dos yipetas Hommers H3 y una Acura, así como US$520 y RD$7,914, un reloj, un anillo y una pistola marca Taurus 380.


Seis días después, la DNCD, en combinación con la Dirección General de Aduanas, decomisó 32 kilos de cocaína, camuflados en sacos que simulaban contener la materia prima de DC Pony Malta en el interior de un contenedor en el puerto de Haina Oriental.


El día 9 de este mes, la DNCD frustró una transacción de droga, y apresó a tres agentes y a un cabo del Ejército que junto a otro grupo trataron de vender dos paquetes con cuatro kilos de cocaína.