imageSANTO DOMINGO.- Las autoridades del Ministerio de Salud Pública tienen el reto de disminuir la incidencia del dengue y la reciente introducción al país de la fiebre chikungunya que en conjunto han afectado a más de dos mil personas en lo que va de año.


Así lo expresó ayer en su discurso por motivo del Día Mundial de la Salud, el ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo Núñez, quien espera el concurso de todos los sectores para garantizar la higiene, principal factor para mantener aislado el vector que provoca la enfermedad. Hidalgo Núñez aseguró que el foco de la chikungunya no se ha extendido más allá de Nigua y Haina y reiteró que muchos de esos casos son reciclados.


Así también lo confirmaron en el Hospital Juan Pablo Pina de San Cristóbal, donde personal médico aseguró que hasta la tarde de ayer aún no habían atendido pacientes de esa localidad, sino mas bien referidos de Nigua y Haina.


El paciente más reciente referido de esas comunidades lo recibieron el sábado pasado. Esto les hace coincidir con la aseveración del ministro de Salud, de que la chikungunya aún no se ha esparcido en demarcaciones fuera de Nigua y Haina.


“Se reconoce que en el país hay elevados niveles de infestación por Aedes aegypti en dos grupos principales de lugares de cría y reproducción de este vector”, apuntó Hidalgo Núñez. Señaló que el principal grupo está constituido por los recipientes utilizados para el abastecimiento de agua en los hogares, siendo el tanque o barrica el más importante de ellos.


Mientras tanto, un segundo grupo lo conforman los tiestos y cacharros depositados al aire libre en patios, jardines, callejones, techos, solares baldíos, y donde acumulan latas, gomas, botellas, vasos platos plásticos y de foam, así como cualquier objeto capaz de almacenar agua y convertirse en un criadero del zancudo.


El Día Mundial de la Salud tiene como lema este año “pequeñas picaduras, grandes amenazas, en alusión a la gran carga de morbilidad que representan las enfermedades transmitidas por vectores en el mundo, la gran cantidad de personas que viven en áreas de riesgo y endémicas.


Coincide con el ministro de Salud Pública la representante en el país de la Organización Panamericana de Salud (OPS), Lilian Reneau-Vernon, quien exhortó a las autoridades gubernamentales involucrarse en las jornadas de limpieza, porque el problema no es sólo competencia del Ministerio de Salud, sino de toda la sociedad.


Hidalgo Núñez recordó que las enfermedades transmitidas por vectores de mayor importancia en la región de las Américas son la malaria o paludismo, el dengue, la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis, la filariasis linfática, la esquistosomiasis y la ceguera por tracoma.


En el caso de República Dominicana, como país tropical, tiene condiciones óptimas para la reproducción y desarrollo del dengue, la malaria, la filariasis linfática y el virus chikungunya.


Casi libre de Filariasis linfática


El ministro de Salud Pública, Freddy Hidalgo Núñez, luego de analizar los reportes del Centro de Enfermedades Tropicales (Cencet), informó que la filariasis linfática está bajo control en el país, y que su erradicación está cerca, gracias a las intervenciones que se desarrollan durante varios años en los tres focos de la enfermedad.


Dijo que investigaciones hechas con apoyo de OPS/OMS, CDC y la Universidad de Emoryhan mostraron la eliminación de la filariasis en las provincia de Barahona, Bahoruco, Independencia y Pedernales, en la región Sur, que es el primer foco, el sector de La Ciénaga, en el DN y en el Este algunos bateyes de El Seibo, La Romana, Hato Mayor y San Pedro de Macorís. Estos últimos constituyen el segundo y tercer foco de la enfermedad.


La eliminación de la enfermedad es fruto de jornadas anuales durante las que se administró medicamentos antifiláricos.