imageLa aspirina puede tener otro efecto beneficioso más allá de su capacidad de mejorar los dolores de cabeza y reducir el riesgo de ataques al corazón: según un estudio que se publica en «Science Translational Medicine», la aspirina puede disminuir el riesgo de cáncer de colon entre las personas con altos niveles de un tipo específico de genes.


El trabajo ha analizado los datos y otros materiales de dos estudios a largo plazo que implicaron a casi 128.000 participantes. Los investigadores encontraron que en las personas cuyo colon tiene altos niveles de un producto génico específico, 15-prostaglandina deshidrogenasa (15-PGDH), tomar aspirina reduce drásticamente las posibilidades de desarrollar cáncer colorrectal. En contraste, el analgésico no proporciona ningún beneficio a los individuos con bajos niveles de 15-PGDH.


Mientras que estudios previos y prospectivos han indicado que la aspirina podría reducir el riesgo de cáncer colorrectal, este análisis retrospectivo proporciona la primera evidencia para ayudar a explicar por qué este fármaco beneficia a algunas personas pero no a otras. «Las personas del estudio que tenían niveles altos de 15-PGDH y tomaron aspirina redujeron su riesgo de cáncer de colon a la mitad», afirma el autor principal del trabajo, Sanford Markowitz, de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland (EE.UU.), quien añade que los participantes con bajos niveles de 15-PGDH no se beneficiaron de tomar este medicamento.


Prevención del cáncer


Financiado en parte por Entertainment Industry Foundation’s National Colorectal Cancer Research Alliance (NCCRA), el descubrimiento representa precisamente el tipo de avance que Katie Couric y sus colegas buscaron cuando fundaron la iniciativa en 2000. Su esposo, Jay Monahan, murió a los 42 años de edad de un cáncer de colon en 1998, por lo que ha sido una firme defensora de los esfuerzos de prevención del cáncer de colon en los años posteriores al fallecimiento de su marido. «La prevención, detección temprana y los tratamientos eficaces son la clave para la conquista del cáncer -afirma Couric-. El hallazgo de que la aspirina puede prevenir el cáncer de colon en ciertos individuos es un añadido fácil y rentable a nuestro arsenal en la lucha contra la segunda causa de muerte por cáncer».


Gracias a la detección precoz la tasa de mortalidad por cáncer colorrectal ha disminuido en los últimos 20 años y los miembros de este equipo de investigación se han dedicado a buscar medidas adicionales para ayudar a reducir el riesgo y, en última instancia, erradicar la enfermedad.