WASHINGTON.- El secretario de Estado John Kerry negó vehementemente el lunes haber llamado a Israel “un Estado de apartheid”, en medio de rumores sobre comentarios que habría formulado durante una reunión privada. “No creo, nunca he declarado, en forma pública o privada que Israel es un Estado de apartheid o que tenía la intención de serlo”, dijo el jefe de la diplomacia estadounidense en una enérgica declaración, luego de llamados a su renuncia, o al menos que se excusara por los supuestos comentarios realizados el viernes durante una reunión de expertos internacionales.


Un sitio de información on line estadounidense, The Daily Beast, afirmó el lunes de mañana que el jefe de la diplomacia estadounidense había advertido a Israel que corría el riesgo de convertirse en un Estado de “apartheid” si no alcanzaba rápidamente la paz con los palestinos. Según ese sitio, que aseguró que tenía una grabación de las declaraciones, Kerry las formuló el viernes durante una reunión a puertas cerradas en un centro de reflexión en Washington.


“La creación de dos Estados es la única solución realista. Porque un Estado unitario terminaría siendo o bien un Estado de ‘apartheid’ con ciudadanos de segunda clase o bien un Estado que destruirá la capacidad de Israel de ser un Estado judío”, según esas declaraciones del secretario de Estado reproducidas por el Daily Beast. “Tengo la suficiente experiencia como para saber que las palabras pueden ser mal interpretadas, aunque sea de modo involuntario, y si pudiera rebobinar la cinta, habría elegido otra palabra”, admitió Kerry.


En esta misma jornada, frente a una polémica con dirigentes israelíes que comenzaba a crecer, el departamento de Estado ya había afirmado que su jefe “jamás declaró que Israel era un Estado de ‘apartheid’”. Kerry venía apadrinando desde julio de 2013 la reanudación de las negociaciones de paz israelo-palestinas, que actualmente están interrumpidas. Israel y la Autoridad Palestina parecían decididos a consumar la ruptura, la víspera de la fecha tope de nueve meses de negociaciones de paz, un plazo que sin embargo todos consideraban poco realista desde hace varios meses.


Kerry se ganó el lunes las iras del ministro israelí de Transportes, Israel Katz, quien en su página de Facebook escribió que “¡Kerry os avergüenza! Hay palabras que no pueden emplearse”. En Estados Unidos el senador republicano por Texas (centro-sur), Rafael Eduard Cruz, reclamó la “dimisión” del secretario de Estado, mientras que su colega de Arizona (sur) John McCain pidió que pida disculpas. El término apartheid “es una palabra que sería mejor dejar fuera del debate aquí” en Estados Unidos, reconoció el secretario de Estado. Kerry, quien estuvo más de diez veces en un año en Medio Oriente y mantuvo innumerables horas de conversaciones con los dirigentes de la región, reafirmó que “la única manera a largo plazo de tener un Estado judío, dos naciones y dos pueblos que vivan uno al lado del otro en paz y seguridad, pasa por una solución de dos Estados”.